Titulo

¡Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a vos!

domingo, 31 de enero de 2010

San Juan Bosco

San Juan Bosco nació el 16 de agosto de 1815 en Castelnuovo de Asti, y recibió de su madre Margarita Occhiena una sólida educación cristiana y humana. Dotado de inteligencia, memoria, voluntad y agilidad física no comunes, desde niño fue seguido por sus coetáneos, a quienes organizaba juegos que interrumpía al toque de las campanas para llevarlos a la iglesia. Fue ordenado sacerdote en Turín en 1841, y allí comenzó su actividad pastoral con San José Cafasso.
Su programa, o mejor, su pasión era la educación de los jóvenes, los más pobres y abandonados. Reunió un grupito que llevaba a jugar, a rezar y a menudo a comer con él. La incómoda y rumorosa compañía de Don Bosco (así se lo llamaba y se lo llama familiarmente) tenía que estar cambiando de lugar continuamente hasta que por fin encontró un lugar fijo bajo el cobertizo Pinardi, que fue la primera célula del Oratorio. Con la ayuda de mamá Margarita, sin medios materiales y entre la persistente hostilidad de muchos, Don Bosco dio vida al Oratorio de San Francisco de Sales: era el lugar de encuentro dominical de los jóvenes que quisieran pasar un día de sana alegría, una pensión con escuelas de arte y oficios para los jóvenes trabajadores, y escuelas regulares para los estudios humanísticos, según una pedagogía que sería conocida en todo el mundo como “método preventivo” y basada en la religión, la razón y el amor. “La práctica del método preventivo se base toda en las palabras de San Pablo que dice: La caridad es benigna y paciente; sufre todo, pero espera todo y aguanta todo”.

Y cuando pensaba- desde su corazón de sacerdote- en los chicos de ayer y de hoy, repetía estas frases a padres, educadores y autoridades:

“¿Quieren hacer una cosa buena? Eduquen a la juventud.
¿Quieren hacer una cosa divina? Eduquen a la juventud.
Antes bien, ésta, entre las cosas divinas, es divinísima.”

Para asegurar la continuidad de su obra, San Juan Bosco fundó la Pía Sociedad de San Francisco de Sales (los Salesianos) y Hijas de María Auxiliadora (las Salesianas). Fue un fecundísimo escritor popular, fundó escuelas tipográficas, revistas y editoriales para el incremento de la prensa católica, la “buena prensa”.
Fue un santo risueño y amable, se sentía “sacerdote en la casa del pobre; sacerdote en el palacio del Rey y de los Ministros”. Buen polemista contra la secta de los Valdeses, según la mentalidad del tiempo, nunca se avergonzó de sus amistades con los protestantes y los hebreos de buena voluntad: “Condenamos los errores, escribió en el “Católico”, pero respetamos siempre a las personas”. San Juan Bosco murió el 31 de enero de 1888 y fue canonizado por Pío XI en 1934.

Extraído de Catholic.net

Misa de despedida del P. Máximo

El viernes próximo pasado, sacerdotes de nuestra parroquia e invitados concelebraron la última Misa del P. Máximo Hergenreder como párroco de la Parroquia Nuestra Señora de La Paz.
Al finalizar la Santa Misa el P. Máximo se dirigió a la asamblea agradeciendo, primero a Dios y a quienes lo acompañaron en esta celebración de acción de gracia.
En un breve repaso de su estancia en La Paz, recordó su llega en “momentos difíciles pero que Dios, poco a poco, permitió superar las dificultades”, reconociendo, como lo hizo siempre, que “la obra es de Dios”.
El día de mi designación –dijo- desde octubre de 2003 hasta octubre de 2009, que lejos parecía 2009, y ya pasó. Es importante vivir cada momento que Dios nos permite de la vida con intensidad, la vida pasa muy rápido. No basta con vivir, hay que aprender a vivir, hay que saber vivir aceptando lo que el Señor nos va pidiendo, colocándonos por encima de las pequeñeces que tantas veces nos distraen, remarcó.
“Vine para ser sacerdote. Para eso me eligió el Señor, para eso me formé, para eso vine a esta comunidad, no para otra cosa. No se si lo logré. Esa fue siempre mi intensión, y pido perdón por si algún hermano se sintió herido. Siempre quise el bien para la Iglesia, para la comunidad”.
Finalizó instando a que sigamos acompañando a los sacerdotes y, principalmente, al nuevo párroco, el P. Sergio Jacob, que asumirá, Dios mediante, el próximo sábado 27 de febrero.


Después de la Santa Misa se compartió una cena "a la canasta", sobre calle Italia frente a la parroquia, donde el Padre recibió salutaciones de los distintos grupos parroquiales, capillas y de particulares.

viernes, 29 de enero de 2010

San Pedro Nolasco

1189-1258
Fundador de la Orden de la Madre de Dios de la Merced (los Mercedarios)

La noche del 1 al 2 de agosto del año 1218, la Virgen se le apareció a Pedro Nolasco. Según una tradición dudosa, también se apareció la Virgen a San Raimundo de Peñafort, y al rey Jaime I de Aragón, y les comunicó a los tres por separado su deseo de fundar una orden para redimir cautivos.
El hecho es que la Virgen María movió profundamente el corazón de Pedro Nolasco para fundar la orden de la Merced y formalizar el trabajo que él y sus compañeros hacían ya por 15 años. El 10 de agosto de 1218 en el altar mayor de la Catedral de Barcelona, en presencia del rey Jaime I de Aragón y del obispo Berenguer de Palou, se crea la nueva institución. Pedro y sus compañeros vistieron el hábito y recibieron el escudo con las cuatro barras rojas sobre un fondo amarillo de la corona de Aragón y la cruz blanca sobre fondo rojo, titular de la catedral de Barcelona. Pedro Nolasco reconoció siempre a María Santísima como la auténtica fundadora de la orden mercedaria.
Su patrona es La Virgen de la Merced. "Merced" significa "misericordia".
Los frailes hacían, además de los tres votos de la vida religiosa, pobreza, castidad y obediencia, un cuarto: dedicar su vida a liberar esclavos. Al entrar en la orden los miembros se comprometían a quedarse en lugar de algún cautivo que estuviese en peligro de perder la fe, en caso que el dinero no alcanzara a pagar su redención. Entre los que se quedaron como esclavos está San Pedro Ermengol, un noble que entró en la orden tras una juventud disoluta. Este cuarto voto distinguió a la nueva comunidad de mercedarios.
Antes de morir, a los 77 años, pronunció el Salmo 76:

"Tú, oh Dios, haciendo maravillas,
mostraste tu poder a los pueblos
y con tu brazo has rescatado
a los que estaban cautivos y esclavizados"

Su intercesión logró muchos milagros y el Sumo Pontífice lo declaró santo en 1628.

La misión redentora la continúa hoy la familia mercedaria a través de sus institutos religiosos y asociaciones de laicos. Es también la misión de todo buen cristiano.

Fuente: www.corazones.org

jueves, 28 de enero de 2010

Santo Tomás de Aquino

"El más sabio de los santos y el más santo de los sabios"

Impresionante es el elogio que hace de Santo Tomás el cardenal Bassarión y que reitera el Papa Pío XI: "Santo Tomás es el más santo entre los doctos y el más docto entre los santos".
El P. Santiago Ramírez, en su Introducción a Santo Tomás de Aquino (BAC p.290) afirma: "No caben en lo humano elogios mayores que los atributados a Santo Tomás. Nada nuevo añadirían a los ya dicho" de su promesa y dotrina. Y téngase en cuenta que el P. Ramirez, según el P. Victorino Rodríguez, "es el tomista más parecido a Santo Tomás desde el siglo XIII hasta hoy".
Desde la suprema cátedra de la Sabiduría entre los hombres, los Pontífices lo proclaman: Doctor Común, Doctor Universal. Doctor de la Iglesia, Doctor Angélico, Doctor Eucarístico, Patrono de Universidades, Liceos, Institutos y Escuelas Católicas.
En el día de su fiesta, el 28 de enero, canta la Iglesia lo que San Agustín dice en una aparición: "Tomás y yo somos iguales en gloria; él me precede en pureza".
Los Padres Conciliares se preguntan: "¿Qué dice Santo Tomás?". En el altar de la Asamblea tienen abierta la Suma junto a la Biblia y el Derecho Canónico. Él los asiste, o mejor dicho, "los preside con su dotrina".
Y así la Iglesia ilumina y alegra al mundo con la Verdad.

martes, 26 de enero de 2010

Actitud de Dios...

Hechos de la vida pueden demostrar lo que Dios hizo y hace cada día por nosotros.

lunes, 25 de enero de 2010

La Conversión de San Pablo

"Si lo que busco es agradar a la gente, no seré siervo de Cristo."

La Sagrada Biblia, en el capítulo 9 de los Hechos de los Apóstoles, narra así la conversión de San Pablo:
"Saulo, respirando amenazas de muerte contra los discípulos del Señor, se presentó al Sumo Sacerdote y le pidió cartas de recomendación para las sinagogas de los judíos de Damasco, para que si encontraba algunos seguidores de Cristo, los pudiera llevar presos y encadenados a Jerusalén.
Y sucedió que yendo de camino, cuando estaba cerca de Damasco, de repente le rodeó una luz venida del cielo; cayó en tierra y oyó una voz que le decía: "Saulo, Saulo, ¿Por qué me persigues?". El respondió: ¿Quién eres tú Señor? Y oyó que le decían: "Yo soy Jesús a quien tú persigues. Pero ahora levántate; entra en la ciudad, y allí se te dirá lo que tendrás que hacer".

Los hombres que iban con él se habían detenido mudos de espanto, pero no veían a nadie. Saulo se levantó del suelo, y aunque tenía los ojos abiertos no veía nada. Lo llevaron de la mano y lo hicieron entrar en Damasco. Pasó tres días sin comer y sin beber.

Había en Damasco un discípulo llamado Ananías. El Señor le dijo en una visión:

24 de Enero: Fiesta Patronal de La Paz

Nuevamente La Paz se vistió de fiesta para celebrar a su Patrona: Nuestra Señora de La Paz.
Después que la Madre recorriera todas y cada una de las Capilla y comunidades de nuestra ciudad, el día 15 comenzó la novena patronal. El 23 la tradicional cena, como todos los años, finalizó a las 24:00 Hs. donde todos los presentes le cantaron a la Madre el Feliz Cumpleaños.
A pesar de la crecida del río Paraná, el 24 a las 18:30 se realizó la procesión náutica, inmediatamente después la multitudinaria procesión por las calles de la ciudad, finalizando con la Santa Misa presidida por Monseñor César Fernández.
El P. Máximo Hergenreder, en una breve alocución, se despidió del pueblo de La Paz porque, después de haber compartido seis años con esta comunidad, ha sido trasladado a la Parroquia Sagrado Corazón de la ciudad de Paraná.

(Clickear sobre la imagen para ampliar)

Cena Patronal



Procesión Náutica y Santa Misa

lunes, 18 de enero de 2010

Remodelaciones en la cocina del salón

En la cocina del salón comunitario de la Capilla se están realizando diversas tareas de remodelación: se está construyendo una nueva mesada, se terminó con la nueva instalación eléctrica, se colocaron rejas en las aberturas, y en días más se colocará el cielorraso de machimbre.
También se instalaron dos ventiladores industriales de pared en el salón, y otros dos en la Capilla.
Con la colaboración de todos continuamos trabajando. El propósito para el presente año 2010, con la ayuda de Dios: reparar el techo y colocar cielorraso de machiembre en el Templo.


Homilía del 17 de Enero de 2010

“Hoy el Evangelio nos presenta una nueva manifestación de Jesús. Es Cristo mismo quien se auto revela a través de este milagro: la conversión del agua en vino en las Bodas de Caná”, comenzó así su homilía el P. Máximo, en el 2º Domingo durante el año.
María es presentada aquí como la gran mediadora entre Jesús y los hombres. Ella hace que su Hijo adelante la hora de su manifestación como el Mesías, el Salvador del mundo.
El P. Máximo hace referencia que lo verdaderamente importante de este Evangelio es el hecho que la presencia de Jesús en las Bodas de Caná es como un preanuncio de la Boda de Cristo con su Iglesia en ese pacto que sellará con su Sangre.
En la Biblia, dijo, muchas veces se recurre a la imagen del matrimonio para significar el amor de Dios para con su esposa, el pueblo elegido. Aún cuando éste no corresponde al amor de Dios, Dios no se deja ganar. Deberíamos preguntarnos en qué medida nosotros correspondemos al inmenso Amor que Dios tiene por nosotros.
“Pidamos a María, nuestra Madre, que ella nos ayude a que podamos experimentar esa presencia, ese Amor de Dios en nuestra vida, y que como Ella sepamos corresponder con nuestra palabra, pero más con nuestra vida en el servicio a Dios, en el servicio a nuestros hermanos, en la construcción de este pueblo de Dios que es la Iglesia.”

lunes, 11 de enero de 2010

Visita de Nuestra Señora de La Paz

Como todos los años, una réplica de la imagen de la Virgen Nuestra Señora de La Paz sale a recorrer las distintas capillas de la ciudad, visitas enmarcadas en el programa de actividades que se realizan con motivo de la Fiesta Patronal de la ciudad que se celebra cada 24 de enero.
En el día de ayer, domingo 10, en horas de la mañana, fue recibida por numerosos fieles en nuestra Capilla, permaneciendo durante 24 horas. Después de su arribo, se celebra la Santa Misa, en esta oportunidad, coincidentemente, los misioneros de Viale tuvieron su clausura de la Misión 2010.

Madre, ilumina nuestros corazones, acepta nuestras súplicas y acciones de gracias, y elévalas al Corazón de tu Amadísimo Hijo Jesús. Excelsa Patrona, Nuestra Señora de La Paz, ruega por tu pueblo.


Labor misionera

Más de cuarenta misioneros y dos sacerdotes pertenecientes a la parroquia Santa Ana de la ciudad de Viale (Entre Ríos) visitaron, durante ocho días, domicilios de los vecinos de los barrios La Milagrosa (Norte y Sur) y Joaquín Orué de nuestra ciudad.
Con esta misión, la parroquia Santa Ana da por finalizada la tarea que venía realizando durante tres años en nuestro barrio. Trabajo altamente meritorio, teniendo en cuenta las necesidades espirituales y materiales de los habitantes de la zona, fundamentalmente Milagrosa Sur.
Nuestro reconocimiento y profundo agradecimiento a todos los hombres y mujeres; niños, jóvenes y adultos que han dedicado su tiempo, sacrificando este período de descanso anual, en favor de los más necesitados. Al P. Sergio Hayy, quien fuera vicario en nuestra parroquia y asesor de la Capilla Virgen de la Medalla Milagrosa, actual cura párroco en Santa Ana, nuestras más sinceras felicitaciones por la labor desarrollada animando a estos grupos parroquiales a "ser profetas en su tierra" e "ir más allá de las fronteras", no solo territoriales, ir más allá de sus propias ambiciones, sus anhelos personales, para encontrarse con el hermano necesitado. Muchas gracias.

Algunas fotos y video de las actividades. Para ver más, ingresar en "Galería de Imágenes".


video

jueves, 7 de enero de 2010

Bendición de la nueva imagen

Ayer, 6 de enero, al finalizar la Celebración Eucarística de la Fiesta de la Epifanía del Señor se realizó la bendición de la nueva imagen de nuestra Madre.
El P. Javier recordó que, antiguamente, la Epifanía se festejaba como un único acontecimiento: el Nacimiento de Jesús, manifestándose a los más humildes representados en los pastores; la presentación ante todos los pueblos y naciones en la figura de los Magos de Oriente, y el Bautismo del Señor en el Jordán donde se manifiesta su condición divina.
María, dijo haciendo referencia a la nueva imagen a bendecir, no prevalece sobre el Hijo, al contrario, ella nos lleva siempre a Jesús. Si miramos la imagen -hizo observar-, sus manos señalan el Altar donde se hace presente Jesús en cada Eucaristía. Nuestros hermanos cristianos que no profesan nuestra fe católica dicen que idolatramos a María, y eso es mentira -remarcó, para agregar que "veneramos a la Madre, porque no se puede entender al Hijo sin la Madre, y a la Madre sin su Hijo". Incluso, -agregó- conocemos un insulto muy feo que hace referencia a la madre y agrede al hijo. Quien desprecia a la Madre desprecia al Hijo. Por eso hoy nos sentimos gozosos por este sueño concretado. María que como Madre quiere recibirnos, quiere abrazarnos. Con su mirada especial no rechaza a nadie, recibe a todos. Por eso, la mirada de la Virgen desde donde nos pongamos, en cualquier parte del Templo, siempre nos está mirando. Y no nos mira con rechazo, nos mira con amor.
Finalizó señalando: "Como ven, tenemos simbolizada en esta imagen de la Virgen la Epifanía del Señor. Cada vez que contemplemos esa imagen vemos la obra de Salvación del Señor."
Por último dio gracias a Dios y felicitó a toda la comunidad por las obras realizadas este año que terminó. "Debemos estar orgullosos. La Capilla está creciendo, la comunidad se reúne en torno a la Madre"


El video siguiente muestra el momento de la bendición de la imagen colocada en el presbiterio, y también la bendición de una escultura colocada en lo alto del frente de la Capilla. Para más fotos ingresar a "Galería de Fotos", en esta misma página.

video

miércoles, 6 de enero de 2010

Epifanía del Señor

Antes de la llegada del Señor, los hombres vivían en tinieblas, sin esperanza. Pero el Señor ha venido, y es como si una gran luz hubiera amanecido sobre todos y la alegría y la paz, la felicidad y el amor hubieran iluminado todos los corazones. Jesús es la luz que ha venido a iluminar y transformar a todos los hombres.

Con la venida de Cristo se cumplieron las promesas hechas a Israel. En la Epifanía celebramos que Jesús vino a salvar no sólo a Israel sino a todos los pueblos.
Epifanía quiere decir "manifestación", iluminación. Celebramos la manifestación de Dios a todos los hombres del mundo, a todas las regiones de la tierra. Jesús ha venido para revelar el amor de Dios a todos los pueblos y ser luz de todas las naciones.

En la Epifanía celebramos el amor de Dios que se revela a todos los hombres. Dios quiere la felicidad del mundo entero. Él ama a cada uno de los hombres, y ha venido a salvar a todos los hombres, sin importar su nacionalidad, su color o su raza.
Es un día de alegría y agradecimiento porque al ver la luz del Evangelio, salimos al encuentro de Jesús, lo encontramos y le rendimos nuestra adoración como los magos.

Extraído de: http://es.catholic.net

Los Reyes de Oriente...

domingo, 3 de enero de 2010

Misioneros en La Milagrosa

En horas de la mañana de hoy llegó a la Escuela Nº100 "Fragata Libertad" un grupo de misioneros de la Parroquia Santa Ana de la ciudad de Viale, Entre Ríos. En días más compartiremos las distintas actividades que se desarrollen en el barrio.


Fotos de archivo: (1) Parroquia Sta. Ana - (2) Misioneros en Milagrosa Sur año 2009

Homilía 2º Domingo después de Navidad

En este 2º Domingo después de Navidad continuamos contemplando al Niño recién nacido en Belén. Las tres lecturas de hoy nos hablan de la Palabra que existía de siempre y que finalmente se hizo Hombre y habitó entre nosotros, comenzó diciendo el P. Máximo en su homilía.
El prólogo del Evangelio de san Juan (1, 1-18) nos dice que la Palabra existía desde toda la eternidad, y que Dios por medio de la Palabra hizo todo lo que existe (capítulo 1 del Génesis), pero el hombre no supo contemplar la belleza de Dios a través de su creación. En un nuevo intento de Dios por acercarse al hombre crea su pueblo, el pueblo de Israel, a quien le envió los profetas para que le comunicaran su Amor, pero los profetas fueron perseguidos, y a muchos los mataron, por eso el Evangelio dice “vino a los suyos, y los suyos no la recibieron”.
Pero a Dios le quedaba todavía una forma de acercarse a nosotros: enviándonos a Su Hijo, asumiendo Él mismo nuestra condición humana; haciéndose semejante a nosotros en todo menos en el pecado. Por eso, en ese Niño recostado en el pesebre tenemos que descubrir esa Palabra por la que fueron hechas todas las cosas y que finalmente se hizo Carne para rescatarnos de la esclavitud del pecado. Pero además vino a compartir su vida con la nuestra por lo que podemos nosotros hoy gozar de la filiación divina. Por eso san Juan dice: “a todos los que la recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el poder de ser hijos de Dios”.
La Iglesia nos invita a tomar conciencia de esta gran dignidad que tenemos gracias al misterio de la Encarnación: también somos hijos. Eso tiene que marcar toda nuestra existencia y llevarnos a vivir un estilo de vida que se corresponda con la dignidad de hijos de Dios.
El P. Máximo finalizó alentando a la comunidad a tener confianza en ese Padre Omnipotente. Por grandes que sean a veces las dificultades, dijo, debemos confiar en el Padre que todo lo puede, y eso debe ser motivo de gozo y alegría, porque Dios se comporta verdaderamente como un padre y siempre vela por sus hijos.

sábado, 2 de enero de 2010

Invitación...

“Solo Aquella que Dios escogió para Sí, es la más Bendita entre todas las mujeres porque llegó a ser Madre del Salvador”.


Invitamos a Ud., a la Santa Misa el día 06 de Enero a las 20:30 Hs., donde se bendecirá la nueva imagen de Nuestra Patrona y se entronizará una imagen de la misma en el frente de la Capilla.
Los esperamos!!


“Capilla Virgen de la Medalla Milagrosa”.

viernes, 1 de enero de 2010

Nuevos Leccionarios


En la Celebración correspondiente al 01 de enero, junto a los dones de Pan y Vino, se presentaron los nuevos Leccionarios, I; IIa y IIb, respectivamente, completando así los Libros Litúrgicos necesarios para todas las celebraciones, conforme lo ordenado por la Conferencia Episcopal Argentina.
Un aporte más de la comunidad, a cuyos miembros agradecemos infinitamente por el esfuerzo realizado. Muchas gracias.

Homilía del 01 de enero

“¡Feliz Año Nuevo! Es lo que vamos a desearnos dentro de un rato. Queremos comenzarlo aquí contemplando el misterio de Jesús hecho hombre, hecho niño, pequeño, débil para hacernos a nosotros fuertes, grandes, capaces del Amor de Dios.”, comenzó diciendo el P. Ricardo en la homilía de la Santa Misa del día 31 de diciembre, correspondiente al 1º de enero, solemnidad de María, Madre de Dios.
“Queremos comenzar el Año Nuevo con la Fiesta de María como Madre de Dios, Misa de precepto, que muchas veces pasa desapercibida por todas las celebraciones del año que comienza, pero que nos ayuda a contemplar el misterio de la Virgen: una mujer oculta, sencilla, que «guardaba todas estas cosas en su corazón», como dice el Evangelio de hoy.”
En relación a esto último, el P. Ricardo indicó lo importante que es para cada uno de nosotros “guardar en el corazón la obra que Dios ha realizado durante todo este año, porque si hemos llegado hasta el día de hoy es por la Gracia y el Poder de Dios. Es el deber de todo cristiano guardar en el corazón la obra de Dios, y que seguramente son muchas cosas.”
Pero por otra parte recordó que “Dios escribe derecho sobre renglones torcidos” por el enorme amor que nos tiene, y que si hay cosas que no comprendemos -como también le sucedía a María-, es porque quiere lo mejor de y para nosotros. “Por eso es hoy un momento de reflexión, y cuando nos deseemos ¡feliz año nuevo!, que sea realmente de corazón el deseo de un año nuevo, de recomienzo, de guardar lo pasado en nuestro corazón y aprovechar esta capacidad que Dios nos ha regalado: la de empezar de nuevo, evaluando lo vivido para cambiar y mejorar. Se nos da la oportunidad de borrón y cuenta nueva. El 2009 queda atrás pero tenemos cantidad de días, de horas, de posibilidades, de pruebas y propuestas de Dios para un cambio.”
Finalizó reflexionando que “si Jesús vino, se encarnó, vivió y nos redimió fue a partir del “si” de la Virgen, de la maternidad de María que se animó hacer la voluntad de Dios. Que nosotros también estemos dispuestos a aceptarla ya que el Señor siempre nos quiere bien. Que María como Madre nos ayude a ser fieles a la voluntad del Padre en este nuevo año.”

María, Madre de Dios

«Salve, Señora, santa Reina, santa Madre de Dios, María, que eres Virgen hecha Iglesia y elegida por el santísimo Padre del cielo, a la cual consagró Él con su santísimo amado Hijo y el Espíritu Santo Paráclito, en la cual estuvo y está toda la plenitud de la gracia y todo bien» (San Francisco, Saludo a la B.V. María).

La Iglesia Católica quiere comenzar el año pidiendo la protección de la Santísima Virgen María. La fiesta mariana más antigua que se conoce en Occidente es la de "María Madre de Dios". Ya en las Catacumbas o antiquísimos subterráneos que están cavados debajo de la ciudad de Roma y donde se reunían los primeros cristianos para celebrar la Misa, en tiempos de las persecuciones, hay pinturas con este nombre: "María, Madre de Dios".

Y qué hermoso repetir lo que decía San Estanislao: "La Madre de Dios es también madre mía". Quien nos dio a su Madre santísima como madre nuestra, en la cruz al decir al discípulo que nos representaba a nosotros: "He ahí a tu madre", ¿será capaz de negarnos algún favor si se lo pedimos en nombre de la Madre Santísima?

Los santos muy antiguos dicen que en Oriente y Occidente, el nombre más generalizado con el que los cristianos llamaban a la Virgen era el de "María, Madre de Dios".

Acordaos, oh piadosísima Virgen María!,
que jamás se ha oído decir
que ninguno de los que han acudido a vuestra protección,
implorando tu auxilio, haya sido desamparado.
Animado por esta confianza,
a Vos acudo, Madre, Virgen de la vírgenes,
y gimiendo bajo el peso de mis pecados
me atrevo a comparecer ante Vos.
Madre de Dios, no desechéis mis súplicas,
antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.

FELIZ AÑO...

2.010