Titulo

¡Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a vos!

viernes, 31 de diciembre de 2010

Jornada Mundial por la Paz





Con el Lema "Libertad religiosa, camino para la paz", el Santo Padre Benedicto XVI se dirige a todo el mundo en este primer día del año 2011, al celebrarse la Jornada Mundial por la Paz, en su 43º edición desde su institución en el año 1968.

jueves, 30 de diciembre de 2010

Carta de una joven

Cuando llega fin de año llegamos también al fin de nuestras fuerzas. Unas vacaciones, pensamos, sería lo mejor para recargar "las pilas" y comenzar de nuevo.
Quizás la batería de recarga sea algo similar a lo que hizo la joven que escribió esta carta... si pedimos con confianza.


Hola querido Dios!!
¿Cómo estás?... Te escribo para saludarte y porque aho
ra sí tengo que surtirme, pues la "canasta básica" con que me mandaste al mundo se me ha ido agotando a lo largo de estos años.
Por ejemplo, la paciencia se me acabó por completo, igual que la prudencia y la tolerancia. Ya me quedan poquitas esperanzas y el frasquito de fe, está también vacío. La imaginación también está escaseando por estos lares.

También debes saber que hay cosas de la canasta que ya no necesito como la dependencia y esa facilidad para coger berrinches, que tantos enojos y problemas me han ocasionado.

Así que quisiera pedirte nuevos productos para la canasta. Para empezar me gustaría que rellenaras los frascos de paciencia y tolerancia (pero hasta el tope), y mándame por favor el curso intensivo "Cómo ser más prudente", volúmenes 1, 2 y 3.

Envíame también varias bolsas grandes, pero "bolsones" de madurez que tanta falta me hace. También quisiera un baúl de sonrisas, de esas que alegran el día a cualquiera.

Te pido que me mandes dos piedras grandes y pesadas para atarlas a mis pies y tenerlos siempre sobre la tierra. Si tienes por ahí guardada una brújula para orientarme y tomar el camino correcto, te lo agradecería mucho.

Regálame imaginación otra vez; pero no demasiada, porque debo confesar que en algunas ocasiones tomé grandes cantidades y me empachó. Nuevas ilusiones y una doble ración de fe y esperanza también me caería excelente.

Te pido también una paleta de colores para pintar mi vida cuando la vea gris y oscura. Me sería muy útil un bote de basura para tirar todo lo que me hace daño.

Por favor mándame un frasco de alcohol y una cajita de tiritas para sanar mi corazón, porque últimamente ha tropezado bastante y tiene muchos raspones.

Te pido muchas zanahorias, para tener buena vista y no dejar pasar las oportunidades por no ver las cosas positivas de la vida. Necesito también un reloj grande, muy grande, para que cada vez que lo vea me acuerde de que el tiempo corre y no debo desperdiciarlo.
¿Podrías mandarme muchísima fuerza y seguridad en mí mismo, eh? Sé que voy a necesitarlas para soportar los tiempos difíciles y para levantarme cuando caiga.

También quisiera una cajita de pastillas de las que hacen que crezca la fuerza de voluntad y el empeño, para que me vaya bien en la vida y te pido unas tres o cuatro toneladas de "ganas de vivir", para cumplir mis sueños.

Necesito también una pluma con mucha tinta, para escribir todo lo que pude hacer y lo que no he logrado. Pero más que nada, te pido que me des mucha vida, para lograr todo lo que tengo en mente y para que el día que me vaya contigo, tenga algo que llevarte y veas que no desperdicié el tiempo aquí en la Tierra.

De antemano te agradezco lo que me puedas mandar y te agradezco el doble todo lo que me mandaste la primera vez.

Con mucho cariño.... Te adora, tu hija.

Cómo no creer...

Saludamos a todos nuestros visitantes en este año que se cierra deseando que Dios les otorgue a través de María Santísima todas las Gracias para el 2.011.

El power point que sigue es nuestro mejor deseo... ¡Que todos veamos a Dios en las cosas cotidianas!

Feliz Año para todos..!


Cómo no creer en Dios.pps

domingo, 26 de diciembre de 2010

Fiesta de la Sagrada Familia

“Hoy la Iglesia celebra la Fiesta de la Sagrada Familia, continuando con la Navidad que celebrábamos ayer. La Iglesia quiere resaltar, no sólo el nacimiento de Jesús sino también que Jesús quiso nacer en una familia, que no es un detalle secundario” – comenzó diciendo el P. Sergio en su homilía de hoy.
Es necesario reforzar el espíritu de familia, como Dios ha querido desde Adán y Eva que los hiciera varón y mujer, que sea ese el ámbito de desarrollo de cada ser humano, señaló.
“Descubrir el cariño, el afecto compartido en familia es lo que nos edifica profundamente. Y aún cuando no lo hayamos vivido en nuestra familia pero si es bueno, si es algo que nos damos cuenta que puede hacernos bien, por qué no comenzar a cambiar esa situación. Si no nos dieron suficiente afecto cuando chicos, por qué ahora repetir en nuestra familia. Si quizás tuviste demasiados gritos en tu vida, por qué seguir gritando en tu familia. No hay que repetir las malas experiencias. Quizás en tu familia se acostumbraba que papá cuando salía de casa para ir a trabajar te hacía la señal de la cruz en la frente, eso es bueno, eso puedes recuperarlo para tu familia, o el agradecimiento a Dios por los alimentos en la mesa, la oración en familia a la noche, son todas cosas que se van perdiendo y que son buenas y puede ser este el tiempo para sembrarlas en tu hogar”.
“La celebración de hoy procura descubrir, a la luz de la Sagrada Familia, qué familia quiero según el plan de Dios, y eso comenzar a gestarlo en los hijos, en los nietos, por más que por ahí la propaganda no sea tan clara y cueste el doble, pero no bajar los brazos y seguir sembrando la familia que Dios quiere para cada uno de nosotros que es lo mejor.
Hagamos el propósito firme de reforzar en el hogar lo que tal vez no está del todo bien. Pidamos al Señor que nos ayude en esta Santa Misa.”

Reforzando la gran familia de Dios, la Iglesia, el P. Sergio realizó varios Bautismos durante la celebración.

Santa Misa de Nochebuena

En Nochebuena, el P. Sergio llamó a recuperar el sentido de la Navidad en familia.
“La Navidad es la Fiesta de la Sagrada Familia, de nuestra familia que es allí donde debe estar presente Dios, y la Sagrada Familia tiene que ser nuestro horizonte, nuestra guía de lo que estamos celebrando hoy.”
“Socialmente o mediáticamente hay muchos interesados en que se desdibuje la familia porque directamente habla de Dios. Hay muchos contrarios a la fe, contrarios a la Iglesia, a los valores, porque los valores no consumen, los valores no venden, parecen muy aburridos. Lo que más les interesa es que se pierda la Navidad y que se pierda el verdadero sentido de nuestra familia. Interesados en que el verdadero sentido de que el ser humano es creado a imagen y semejanza de Dios como varón y como mujer se pierda y deje de conformar esa santísima trinidad que es la familia, Iglesia doméstica en cada hogar.”
Detalló también una serie de valores sobre los cuales reflexionar en esta Navidad y que nacen de la Sagrada Familia: primero y principal el Don de la vida más allá de las circunstancias que nos tocan vivir a cada uno; las oportunidades que nos da justamente esa vida al poder hacer cosas, corregir aquellas que no hemos hecho del todo bien, empezar de nuevo cada día encarando cosas que aún nos faltan; el amor fiel, perseverante, constante es posible a la luz de María y José aún en las situaciones dolorosas, difíciles: “Para la Sagrada Familia nada fue fácil. Ya desde el principio, marchar sesenta kilómetros a lomo de burro para censarse es parto garantizado para María, no podía ser de otra manera y allí nace Jesús, e inmediatamente deben huir a Egipto perseguidos por Herodes. Y uno muchas veces se amarga cuando a uno las cosas no le van bien. Ese ejemplo de fortaleza, de fidelidad que se afirma en medio de la prueba es lo que también ellos nos enseñan en esta Navidad.”
Otros valores a rescatar teniendo en cuenta que José era carpintero, María con las tareas propias del hogar nos enseñan sobre la colaboración, el trabajo compartido, el orden, la organización doméstica. También señaló como valor el agradecimiento, la felicitación por la tarea bien hecha. El favor realizado desinteresadamente es bueno que sea agradecido, y no dar todo por supuesto. La calidez, la demostración de cariño en un “gracias”, un “te felicito” hacen al respeto, a la convivencia.
“Pidamos al Señor que en esta Fiesta de Navidad nos haga recordar lo cotidiano a lo que estamos llamados a vivir. Que nos ayude a expresar nuestros sentimientos, agradecer por el Don de la vida, el verdadero valor de la fidelidad, el amor constante. Que nos ayude a redescubrir lo importante que es el trabajo compartido, el efecto sanador del afecto y el cariño. ¡Feliz Navidad!”


Al finalizar la Celebración, todos los fieles se acercaron a Adorar al Niñito.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Feliz Navidad..!



Que esta Navidad convierta...
  • Cada deseo en flor
  • Cada dolor en estrella
  • Cada lágrima en sonrisa
  • Cada corazón en dulce morada para recibir a Jesús, nuestro Salvador.
...es el deseo de la comunidad de la Capilla "Virgen de la Medalla Milagrosa".

domingo, 19 de diciembre de 2010

4º Domingo de Adviento

En este 4º Domingo de Adviento, próximo ya a la Navidad, contemplamos la figura de José, hombre justo que acepta la voluntad de Dios, y hace "lo que el Ángel del Señor le había ordenado".
San Ambrosio dice que "José no sólo es la figura amable del justo, el tiene la dignidad por la condición de testigo". “El, continúa Ambrosio, ho hubiera podido profanar el templo del Espiritu Santo de la Madre de Dios, que era el vientre que era fecundado por el misterio. Después de haber probado la incertidumbre, José hace tal como ordenó el ángel, seguro de que está haciendo lo correcto."

JUAN PABLO II
En proximidad a la Navidad de 2004, Juan Pablo II nos animaba:

"El mensaje del árbol de Navidad es que la vida permanece «siempre verde» si se convierte en don:
no tanto de cosas materiales,
cuanto de sí mismos: en la amistad y en el afecto sincero,
en la ayuda fraterna y en el perdón,
en el tiempo compartido y en la escucha recí
proca. Que María nos ayude a vivir la Navidad
como ocasión para gustar
la alegría de entregarnos nosotros mismos a los hermanos,
especialmente a los más necesitados."



SALUDO PAPAL
El Santo Padre, Benedicto XVI, después del Ángelus de hoy, dirigió un saludo a toda la comunidad hispano hablante.

"Saludo con afecto a los fieles de lengua
española aquí presentes y a cuantos participan en esta oración mariana a través de los diversos medios de comunicación. En la proximidad de la Navidad, os invito a dirigir vuestra oración humilde y confiada al Niño Jesús, nacido de la Santísima Virgen, para que su luz oriente vuestras vidas y os llene de su amor y paz. Que impulsados por la docilidad de nuestra Madre del Cielo estemos siempre dispuestos a realizar."

jueves, 9 de diciembre de 2010

Pesebre 2010

Como todos los años, el 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción, miembros de la comunidad dedican la jornada a armar el Pesebre, con su tradicional cascada, signo de Aquel que es Agua Viva que trae Vida, y Vida en abundancia.

video
N. de R.: Nuestro agradecimiento a Tito, Fer, Panchi, Vivi y Gustavo.

domingo, 5 de diciembre de 2010

Homilía 2º Domingo de Adviento

“Todos los días tenemos que lidiar con nuestras debilidades”, decía el P. Sergio hoy en su homilía, “…y justamente el Señor en este tiempo nos llama a la conversión, y quizás se nos haga difícil, por eso es necesario confiar en la misericordia y en la Gracia de Dios para superar el pecado. Pero no basta sólo eso, no tenemos que quedarnos con que no peco, voy a Misa, rezo mucho; es necesario algo más: profundizar en lo bueno que está a nuestro alcance. Eso es justamente lo que Juan el Bautista le recriminaba a los fariseos y saduceos, y también nos lo dice a nosotros hoy: «¿Quién les enseñó a escapar de la ira de Dios?» queriendo decir que no tenemos que contentarnos con sólo pedir perdón, sino con todo lo bueno que podemos realizar y ocupar nuestro corazón.”
Más adelante señaló la necesidad de “decidirnos realmente a ir al encuentro del Señor dejando atrás todos los pecados, todos los vicios y debilidades, y amar al Señor con todo el corazón. Por eso la preparación de la Navidad tiene que ser muy concreta en buscar obras de caridad, de misericordia que comúnmente no hacemos. No podemos seguir conformándonos con la tibieza, con lo que siempre hacemos por miedo a lo que otros dirán. La Segunda Lectura nos invita a tener los mismos sentimientos de Jesús. Jesús nunca estuvo en un más o menos, se jugó en todas las circunstancias.”
Recomendó no tener vergüenza de vivir esas virtudes de honestidad, sinceridad por miedo a lo que puedan pensar los demás. “Si tenemos oportunidad de dar testimonio no la perdamos, eso es preparar la Navidad”.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Adviento

Del Latin ad-venio, llegar.

Conforme al uso actual [1910], el Adviento es un tiempo litúrgico que comienza en el Domingo más cercano a la fiesta de San Andrés Apóstol (30 de Noviembre) y abarca cuatro Domingos. El primer Domingo puede adelantarse hasta el 27 de Noviembre, y entonces el Adviento tiene veintiocho días, o retrasarse hasta el 3 de Diciembre, teniendo solo veintiún días.

Con el Adviento comienza el año eclesiástico en las Iglesias occidentales. Durante este tiempo los creyentes son exhortados a prepararse dignamente a celebrar el aniversario de la venida del Señor al mundo como la encarnación del Dios de amor,
  • de manera que sus almas sean moradas adecuadas al Redentor que viene a través de la Sagrada Comunión y de la gracia, y
  • en consecuencia estén preparadas para su venida final como juez, en la muerte y en el fin del mundo.

Simbolismo

La Iglesia prepara la Liturgia en este tiempo para lograr este fin. En la oración oficial, el Breviario, en el Invitatorio de Maitines, llama a sus ministros a adorar "al Rey que viene, al Señor que se acerca", "al Señor que está cerca", " al que mañana contemplaréis su gloria". Como Primera Lectura del Oficio de Lectura introduce capítulos del profeta Isaías, que hablan en términos hirientes de la ingratitud de la casa de Israel, el hijo escogido que ha abandonado y olvidado a su Padre; que anuncian al Varón de Dolores herido por los pecados de su pueblo; que describen fielmente la pasión y muerte del Redentor que viene y su gloria final; que anuncian la congregación de los Gentiles en torno al Monte Santo. La Segunda Lectura del Oficio de Lectura en tres Domingos están tomadas de la octava homilía del Papa San León (440-461) sobre el ayuno y la limosna como preparación para la venida del Señor, y en uno de los Domingos (el segundo) del comentario de San Jerónimo sobre Isaías 11:1, cuyo texto él interpreta referido a Santa María Virgen como "el renuevo del tronco de Jesé". En los himnos del tiempo encontramos alabanzas a la venida de Cristo como Redentor, el Creador del universo, combinados con súplicas al juez del mundo que viene para protegernos del enemigo. Similares ideas son expresadas los últimos siete días anteriores a la Vigilia de Navidad en las antífonas del Magnificat . En ellas, la Iglesia pide a la Sabiduría Divina que nos muestre el camino de la salvación; a la Llave de David que nos libre de la cautividad; al Sol que nace de lo alto que venga a iluminar nuestras tinieblas y sombras de muerte, etc. En las Misas es mostrada la intención de la Iglesia en la elección de las Epístolas y Evangelios. En las Epístolas se exhorta al creyente para que, dada la cercanía del Redentor , deje las actividades de las tinieblas y se pertreche con las armas de la luz; que se conduzca como en pleno día, con dignidad, y vestido del Señor Jesucristo; muestra como las naciones son llamadas a alabar el nombre del Señor; invita a estar alegres en la cercanía del Señor, de manera que la paz de Dios, que sobrepasa todo juicio, custodie los corazones y pensamientos en Cristo Jesús; exhorta a no juzgar, a dejar que venga el Señor, que manifestará los secretos escondidos en los corazones. En los Evangelios la Iglesia habla del Señor que viene en su gloria; de Aquel en el que, y a través del que, las profecías son cumplidas; del Guía Eterno en medio de los Judíos; de la voz en el desierto, "Preparad el camino del Señor". La Iglesia en su Liturgia nos devuelve en espíritu al tiempo anterior a la encarnación del Hijo de Dios, como si aún no hubiera tenido lugar. El Cardinal Wiseman ha dicho:

Estamos no sólo exhortados a sacar provecho del bendito acontecimiento, sino a suspirar diariamente como nuestros antiguos Padres, "Cielos, destilad el rocío; nubes, derramad al Justo: ábrase la tierra y brote la salvación." Las Colectas en tres de los cuatro Domingos de este tiempo empiezan con las palabras, "Señor, muestra tu poder y ven" - como si el temor a nuestras iniquidades previniera su nacimiento.

Duración y Ritual

Todos los días de Adviento debe celebrarse el Oficio y Misa del Domingo o Feria correspondiente, o al menos debe ser hecha una Conmemoración de los mismos, independientemente del grado de la fiesta celebrada. En el Oficio Divino el Te Deum, jubiloso himno de alabanza y acción de gracias, se omite; en la Misa el Gloria in excelsis no se dice. El Alleluia, sin embargo, se mantiene. Durante este tiempo no puede hacerse la solemnización del matrimonio (Misa y Bendición Nupcial); incluyendo en la prohibición la fiesta de la Epifanía. El celebrante y los ministros consagrados usan vestiduras violeta. El diácono y subdiácono en la Misa, en lugar de las dalmáticas usadas normalmente, llevan casullas plegadas. El subdiácono se la quita durante la lectura de la Epístola, y el diácono la cambia por otra, o por una estola más ancha, puesta sobre el hombro izquierdo entre el canto del Evangelio y la Comunión. Se hace una excepción en el tercer Domingo (Domingo Gaudete), en el que las vestiduras pueden ser rosa, o de un violeta enriquecido; los ministros consagrados pueden en este Domingo vestir dalmáticas, que también pueden ser usadas en la Vigilia de la Navidad, aunque fuera en el cuarto Domingo de Adviento. El Papa Inocencio III (1198-1216) estableció el negro como el color a ser usado durante el Adviento, pero el violeta ya estaba en uso al final del siglo trece. Binterim dice que había también una ley por la que las pinturas debían ser cubiertas durante el Adviento. Las flores y las reliquias de Santos no debían colocarse sobre los altares durante el Oficio y las Misas de este tiempo, excepto en el tercer Domingo; y la misma prohibición y excepción existía relacionada con el uso del órgano. La idea popular de que las cuatro semanas de Adviento simbolizan los cuatro mil años de tinieblas en las que el mundo estaba envuelto antes de la venida de Cristo no encuentra confirmación en la Liturgia.

Extraído de Enciclopedia Católica
FRANCIS MERSHMAN
Transcrito por Carl H. Horst
Traducido por Juan I. Cuadrado