Titulo

¡Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a vos!

domingo, 27 de marzo de 2011

Tercer Domingo de Cuaresma

Evangelio
según San Juan 4, 5-42

Reflexión
"...es una mujer, una samaritana sin ninguna importancia social, despreciada y marginada. De ella no sabemos el nombre; no busca a Jesús directamente, pero es una mujer con sed de vida, dispuesta a tener un agua que no sea el agua detenida del pozo. Desde el comienzo de la conversación, Jesús usa la palabra agua en dos sentidos: en el sentido normal, del agua que calma la sed, y en sentido simbólico, del agua como fuente de vida y como don del Espíritu Santo, prometido en el Antiguo Testamento. Ella se siente atraída por la propuesta de Jesús, creyendo, aceptando y reconociendo en él al Mesías." (C. Mesters - M. Lopes, Travesía: Evangelio de Juan, Centro Bíblico Ecuménico)

sábado, 26 de marzo de 2011

Cuaresma, tiempo de reflexión

Los dos archivos que siguen nos ayudan a reflexionar en este tiempo, preparándonos a vivir la Pascua para que sea, realmente, un Resucitar con Él.





domingo, 20 de marzo de 2011

Homilía del Domingo 20 de Marzo de 2011

En su homilía, el P. Javier comenzó preguntando a los niños de catequesis el significado de esta palabra, diciendo que es “El camino y el estudio de Jesús”, y el sentido que la Biblia da al camino es el de Jesús, porque Él dijo “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”. A esto lo relacionó con la Primera Lectura (Gn 12, 1-4) cuando Dios le pide a Abraham que deje su tierra y se ponga en camino. También señaló que el Libro del Éxodo relata los cuarenta años que el pueblo judío caminó en el desierto. “Hoy nosotros caminamos estos cuarenta días hacia la Pascua. La Cuaresma es un camino por el que vamos transitando las huellas de Cristo, es decir, hacemos catequesis. La liturgia nos va mostrando distintas etapas de la vida de Jesús. El domingo pasado reflexionábamos cómo Jesús era tentado y Él vencía las tentaciones. Hoy nos habla de la Transfiguración. Recordemos, en la última tentación Jesús sube a una montaña, hoy también sube a la montaña: de una montaña de pecado (en la cual Jesús no sucumbe) a una montaña de Gloria: de la muerte a la Vida. Con esto Jesús nos quiere mostrar que no es un hombre más, tampoco es un dios disfrazado de hombre: Él es verdadero Dios y verdadero hombre. Y con Él, dice el Evangelio, estaban Moisés y Elías: Moisés que simboliza la Ley, y Elías a los profetas, y Jesús, resplandeciente, está por encima de la Ley y de los Profetas.”
“Además, continúo diciendo el Padre Javier, se escuchó una Voz del Cielo que decía «Este es mi Hijo amado, escúchenlo». Era necesaria esta manifestación ante los discípulos para que lo escucharan y creyeran en Él. Él conoce la tentación, y todos somos tentados: tentado fue Abraham, el pueblo de Israel, los mismos apóstoles estando con Jesús. Recuerden a Pedro cuando Jesús le contaba que iba a sufrir hasta morir en la cruz, él le dice “Señor, no lo permitiré” y Jesús le dice “Ve detrás de mí, tus pensamientos no son de Dios”. Todos tenemos esos pensamientos cuando se nos presentan momentos difíciles. Todos tratamos de esquivar la cruz que nos toca llevar cada uno. Nos molesta que se nos presente un Dios en esas condiciones: crucificado. En Europa se prohíbe exhibir cruces. Acá también está llegando esta corriente prohibiéndose colocarlas en los espacios públicos. El demonio intentó separar a Jesús del camino de la Salvación, y no lo logró. Hoy lo intenta con nosotros, por eso nos molesta que alguien haya amado tanto a los hombres dando la vida por nosotros. Pero de todos modos no nos tenemos que quedar con sólo la imagen de la Cruz. Por eso Jesús se Transfigura para que cuando nosotros veamos una cruz no nos desesperemos, porque detrás de la Cruz está el Triunfo de Cristo.
Jesús viene hoy a decirnos lo que les dijo a los apóstoles “No tengan miedo”, porque nosotros, como Él, podemos vencer: vencer el desaliento, el desánimo, la soledad.
Jesús se anticipa a mostrarnos su Gloria para que cuando nos sintamos tentados no nos desanimemos, para cuando sintamos que Jesús está ausente no olvidemos que Él va delante nuestro.
Hermanos, que esta Celebración sea una Luz, y que podamos decir como Pedro: “Que bien que estamos acá”, y nos vayamos transfigurados sabiendo que el Señor venció y que no es un hombre cualquiera… es Dios. Que así sea.”

domingo, 13 de marzo de 2011

Homilía del Domingo 13 de Marzo de 2011

El P. Lionel López, en su primera Misa en nuestra Capilla, se dirigió a los fieles remarcando la importancia de escuchar la Palabra de Dios e interpretarla correctamente.
“En el Evangelio de hoy escuchamos cómo Jesús fue tentado por el demonio tres veces, con cosas que nosotros muchas veces también somos tentados.
Primero fue tentado para que convierta en pan las piedras del desierto. Es el signo de querer hacer de lo material un dios. Jesús le responde «No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios». Después Jesús fue tentado para tirarse de lo alto del templo porque se sabía que los ángeles de Dios saldrían a cuidarlo. Esta es la tentación que tenemos de hacer que Dios haga todo según nuestra conveniencia. Hacer decir a Dios lo que yo quiero escuchar. Jesús responde: «No tientes al Señor, tu Dios». Y la tercera tentación es cuando le muestra todos los pueblos del mundo y le dice que si se adora al demonio va a tener poder sobre todos los reinos. Esta tentación es la de ambición de poder. No pensemos sólo en aquellos que pueden tener acceso al poder, los políticos por ejemplo, sino en nosotros mismos cuando hemos sido designados para desempeñar una tarea en el trabajo, en el hogar, en la parroquia o aquí mismo en la capilla, y por eso nos creemos con más derechos o que somos superiores a los demás.”
Más adelante aclaró que “la tentación no es pecado, el pecado se origina cuando cedemos a la tentación. Si somos capaces de vencer la tentación no pecamos. Y Jesús nos da la prueba. Él venció las tentaciones, y no las venció por ser Dios. Sabemos que Jesús es verdadero Dios y verdadero Hombre, y vivió todo, absolutamente todo, igual que nosotros menos el pecado. Él, humanamente, fue fiel, y respondió al demonio siempre con la Palabra de Dios. Esa es la prueba: la Palabra de Dios nos da la fuerza necesaria para vencer las tentaciones”.
“Dios nos da en todo la libertad. Permite la tentación y nosotros tenemos la libertad de rechazarla o ceder. Es nuestra opción, nosotros somos los únicos responsables del pecado. Pero Dios nos ama tanto que si en nuestra debilidad cedemos a la tentación Él nos regala el Sacramento de la Confesión para poder arrepentirnos y seguir adelante en el camino de la Salvación”.
Para finalizar reflexionó sobre la compasión de Dios para con el hombre. Su único Hijo sufrió todo y más que lo que pueda soportar cualquier ser humano, hasta morir desangrado en la cruz, para poder comprender lo que cada uno de nosotros sufrimos o padecemos en este mundo. “Cualquier amigo o familiar puede acercarse con una palabra de aliento o una ayuda económica ante una situación difícil por la que estemos atravesando, pero nadie podrá ponerse en nuestro lugar y comprender lo que estamos viviendo. Jesús es el único que puede entender y compadecerse de nosotros porque Él mismo lo padeció”.
“Pidamos al Señor la Gracia de poder reconocerlo siempre y que nos de la fortaleza ante la tentación, y la humildad para saber que si pecamos tenemos que recurrir a su Amor Misericordioso que se expresa por medio de la confesión, y que el cristiano no es el que no se equivoca o no comete pecados, sino que el cristiano es el que en su debilidad se da cuenta que necesita de Dios. Amén”.

sábado, 12 de marzo de 2011

El Santo Padre reza por las víctimas del sismo en Japón

En un telegrama enviado al Presidente de la Conferencia Episcopal del Japón, Mons. Leo Jun Ikenaga, el Secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Tarcisio Bertone, expresó la "profunda tristeza" del Papa Benedicto XVI por las víctimas del sismo más grave que golpeó la Isla desde finales del siglo XIX.
"Profundamente entristecido por los repentinos y trágicos efectos del gran terremoto y los consecuentes tsunamis que han golpeado las regiones costeras nororientales, Su Santidad Benedicto XVI asegura a todos los afectados su cercanía en este momento difícil", dice el telegrama.
El Papa "reza por aquellos que han muerto, y sobre sus familias y amigos de luto invoca las bendiciones divinas de fortaleza y consuelo"; y expresa además "su solidaridad orante con todos aquellos que están proporcionando rescate, ayuda y consuelo a las víctimas de este desastre".

miércoles, 9 de marzo de 2011

Miércoles de Ceniza

La imposición de las cenizas nos recuerda que nuestra vida en la tierra es pasajera y que nuestra vida definitiva se encuentra en el Cielo.

La Cuaresma comienza con el Miércoles de Ceniza y es un tiempo de oración, penitencia y ayuno. Cuarenta días que la Iglesia marca para la conversión del corazón.

Las palabras que se usan para la imposición de cenizas, son:
  • “Concédenos, Señor, el perdón y haznos pasar del pecado a la gracia y de la muerte a la vida”
  •  “Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás"
  •  “Arrepiéntete y cree en el Evangelio”.
Las cenizas que se utilizan se obtienen quemando las palmas usadas el Domingo de Ramos de año anterior. Esto nos recuerda que lo que fue signo de gloria pronto se reduce a nada.

La imposición de ceniza es una costumbre que nos recuerda que algún día vamos a morir y que nuestro cuerpo se va a convertir en polvo. Nos enseña que todo lo material que tengamos aquí se acaba. En cambio, todo el bien que tengamos en nuestra alma nos lo vamos a llevar a la eternidad. Al final de nuestra vida, sólo nos llevaremos aquello que hayamos hecho por Dios y por nuestros hermanos los hombres.

El ayuno y la abstinencia

El Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo son días de ayuno y abstinencia. La abstinencia obliga a partir de los 14 años y el ayuno de los 18 hasta los 59 años. El ayuno consiste hacer una sola comida fuerte al día y la abstinencia es no comer carne. Este es un modo de pedirle perdón a Dios por haberlo ofendido y decirle que queremos cambiar de vida para agradarlo siempre.

Extracto de: http://es.catholic.net/celebraciones/120/301/articulo.php?id=1259

martes, 8 de marzo de 2011

Día Internacional de la Mujer

"Los derechos humanos de la mujer y de la niña son parte inalienable, integrante e indivisible de los derechos humanos universales. La plena participación, en condiciones de igualdad, de la mujer en la vida política, civil, económica, social y cultural en los planos nacional, regional e internacional y la erradicación de todas las formas de discriminación basadas en el sexo son objetivos prioritarios de la comunidad internacional."
(Declaración y Programa de Acción de Viena, parte I, párrafo 18)



La idea de un día internacional de la mujer surgió al final del siglo XIX, que fue, en el mundo industrializado, un período de machismo y turbulencia, crecimiento fulgurante de la población e ideologías radicales.

El Día Internacional de la Mujer se celebró por primera vez (el 19 de marzo de 1911) en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, con mítines a los que asistieron más de 1 millón de personas, que exigieron para las mujeres el derecho de voto y de ocupar cargos públicos, el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral.

En el marco de los movimientos en pro de la paz que surgieron en vísperas de la primera guerra mundial, las mujeres rusas celebraron su primer Día Internacional de la Mujer el último domingo de febrero de 1913. En el resto de Europa, las mujeres celebraron mítines en torno al 8 de marzo del año siguiente para protestar por la guerra o para solidarizarse con las demás mujeres.

También se reconoce como antecedente a las manifestaciones protagonizadas por obreras textiles el 8 de marzo de 1957, también en Nueva York.

Desde esos primeros años, el Día Internacional de la Mujer ha adquirido una nueva dimensión mundial para las mujeres de los países desarrollados y en desarrollo. El creciente movimiento internacional de la mujer, reforzado por las Naciones Unidas mediante cuatro conferencias mundiales sobre la mujer, ha contribuido a que la conmemoración sea un punto de convergencia de las actividades coordinadas en favor de los derechos de la mujer y su participación en la vida política y económica. El Día Internacional de la Mujer es cada vez más una ocasión para reflexionar sobre los avances conseguidos, exigir cambios y celebrar los actos de valor y decisión de mujeres comunes que han desempeñado una función extraordinaria en la historia de los derechos de la mujer.Y así se fundó el día internacional de la mujer.

Ya en el siglo XXI, las mujeres tenemos muchos derechos adquiridos a través de la historia, desde el derecho a voto hasta el derecho de poder realizar cualquier labor de manera igualitaria, disfrutando los beneficios laborales y teniendo iguales oportunidades en todo nivel de carreras. Además nos dedicamos con abnegación a la educación de nuestros hijos y procuramos preservar la unión de la familia.

Es por esto y por mucho más que hoy es un día especial, un día para conmemorar; les deseamos a todas un Feliz Día de la Mujer!

Fuente: Wikipedia

A la mujer argentina
(Tango) (Letra y música: Alejandro Romay)
 
Mujer Argentina, pedazo de historia
que ofreces tu vida, ternura y amor,
el pobre poeta en pos de la gloria
olvida que es hijo de madre y dolor,
con letras de tango te insulta, te ofende
al fango te arrastra y ciego en su acción
por unas monedas, cual Judas te vende,
mientras canta el pueblo, lo que nunca sintió.

Que tire la piedra
quien nunca pecó
que de frente hiera
a quien por se dio,
son más madres, son novias,
despierta a la luz
muéstrales el camino
antes que lleven la cruz.

Mujer Argentina, pedazo de historia
que ofreces tu vida, ternura y amor
en ritmo de tango yo quiero cantarte
hundirme en tu pecho, pedirte perdón.

lunes, 7 de marzo de 2011

Eterno Amor

Podrá nublarse el sol eternamente;
Podrá secarse en un instante el mar;
Podrá romperse el eje de la tierra
como un débil cristal.
¡todo sucederá! Podrá la muerte
cubrirme con su fúnebre crespón;
Pero jamás en mí podrá apagarse
la llama de tu amor.


A TODAS las mujeres en su día nuestro reconocimiento infinito...

Felicidades..!

Tiempo de Cuaresma

El miércoles 9 de marzo comienza este Tiempo fuerte de la Iglesia, camino a vivir la más grande prueba de amor manifestado nunca antes en la historia de la humanidad: Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

video

domingo, 6 de marzo de 2011

Gracias Monseñor...

Monseñor Mario Luis Bautista Maulión
Nació en Carcarañá, provincia de Santa Fe,el 4 de diciembre de 1934; fue ordenado sacerdote el 11 de junio de 1960; elegido obispo titular de Febiana y auxiliar de Rosario el 21 de marzo de 1986; recibió la ordenación episcopal el 23 de mayo de 1986; trasladado como obispo de San Nicolás de los Arroyos el 8 de mayo de 1995; tomó posesión de esa sede el 9 de julio de 1995; promovido como arzobispo de Paraná el 29 de abril de 2003; tomó posesión el 9 de julio de 2003.
El 4 de noviembre de 2010 el Santo Padre aceptó su renuncia al gobierno de la Arquidiócesis de Paraná, conforme a lo establecido por el Derecho Canónico en vigencia, y designó como su sucesor a S.E. Mons. Juan Alberto Puiggari.
En la Conferencia Episcopal Argentina presidió la Comisión Episcopal de Comunicación Social; fue miembro de la Comisión Permanente y la Comisión Episcopal de Educación Católica.

Monseñor Juan Alberto Puiggari

Mañana lunes 07 de marzo asume como Arzobispo de la Diócesis de Paraná Monseñor Juan Alberto Puiggari, en reemplazo de Monseñor Mario Luis Bautista Maulión que renunciara a su cargo por haber cumplido con la edad máxima estipulada por el Derecho Canónico.

Monseñor Juan Alberto Puiggari nació en la ciudad de Buenos Aires el 21 de noviembre de 1949, hijo del abogado Juan Alberto Puiggari y de la señora Elida Etcheverry Boneo.

Realizó sus estudios primarios y secundarios en el colegio San Pablo, de Buenos Aires, de donde egresó como bachiller en 1967, figurando entre los alumnos más distinguidos.

Recibió formación del presbítero Luis María Etcheverry Boneo, su tío, actualmente en proceso de beatificación, y estuvo vinculado apostólicamente a la Obra fundada por su tío, especialmente en el colegio San Pablo y la Agrupación Universitaria Misión (1968-1973).

Después de completar estudios universitarios en la Facultad de Filosofía de la Universidad Católica Argentina Santa María de los Buenos Aires (1968-1973) realizó estudios teológicos en el Seminario Arquidiocesano de Paraná (1973-1976), y recibió la ordenación sacerdotal de manos de monseñor Adolfo Servando Tortolo el 13 de noviembre de 1976. Desde entonces se desempeñó como sacerdote diocesano incardinado en la arquidiócesis de Paraná a la que sirvió con fidelidad y dedicación durante los gobiernos pastorales de los arzobispos Adolfo Tortolo, José María Mestres y Estanislao Karlic.

Su ministerio pastoral estuvo siempre vinculado al Seminario Arquidiocesano, cuyo equipo de Superiores integró desde 1977. Fue profesor de asignaturas filosóficas en los Seminarios Menor y Mayor y rector del Instituto Secundario del Seminario, incorporado a la enseñanza oficial. Se desempeñó como rector del Seminario de 1992 a 1997. Fue miembro del Colegio de Consultores y del Consejo Presbiteral de la arquidiócesis de Paraná.

El 20 de febrero de 1998 el papa Juan Pablo II lo nombró obispo titular de Turuzi y auxiliar de Paraná. El 8 de mayo de ese mismo año recibió la consagración episcopal en la catedral Nuestra Señora del Rosario, de Paraná, de manos de monseñor Estanislao Esteban Karlic, arzobispo de Paraná; de monseñor Luis Guillermo Eichhorn, obispo de Gualeguaychú y de monseñor Mario Antonio Cargnelo, en ese entonces obispo de Orán. Después de su ordenación episcopal continuó desempeñándose como rector del Seminario Mayor Nuestra Señora del Cenáculo.

En la Conferencia Episcopal Argentina es miembro de la Comisión Episcopal de Ministerios y del Consejo Permanente para el Colegio Sacerdotal Argentino en Roma.

Homilía del Domingo 06 de Marzo de 2011

“La Ley del Evangelio es una ley que libera, que nos muestra todo lo bueno que podemos realizar. Es una ley que nos da un camino seguro de felicidad y alegría en el cumplimiento de los Mandamientos, obediencia a la Palabra de Dios.” Comenzó diciendo el P. Sergio en su homilía correspondiente al Domingo 9º Durante el Año, último de la primera parte de este Tiempo Litúrgico, ya que el próximo miércoles comienza la Cuaresma.
“En los mandamientos, a primera vista, pareciera que fuera todo negativo, no es así. Es amor a la vida (No matar); amor a la palabra dada (No levantar falso testimonio); amor al verdadero matrimonio, a la verdadera familia encausando lo que es la sexualidad (No cometer actos impuros); amor a la propiedad, a lo que uno va consiguiendo fruto del trabajo (No robar), presentados de una manera negativa pero sin embargo es toda una amplitud de su Amor; de su Misericordia, para que nosotros vivamos según su voluntad que es el verdadero camino de alegría y felicidad en nuestra vida.”
Más adelante, tomando las palabras de Jesús del Evangelio de hoy (Mt 7, 21-27), compara la construcción de la vida espiritual con la de una casa: “El cristiano sensato, inteligente, va a construir su casa sobre «roca», dice Jesús refiriéndose a la vida espiritual. ¿Ponemos en la construcción de nuestra espiritualidad el mismo empeño que cuando construimos nuestra casa? A mi fe, ¿qué fundamentos le di? Son fundamentos rezar todos los días; ir a Misa cada domingo y escuchar la Palabra; leer el catecismo; ante la solicitud de un consejo tratar de buscar la respuesta de acuerdo a lo que enseña el catecismo dando razones para explicar la fe; y por sobre todo, obrar conforme a esas enseñanzas, allí es donde se ve la solidez de la construcción espiritual.”
“Pero la vida espiritual no es individual, es una dimensión comunitaria entre los cristianos que construimos la Iglesia, así como en la casa hay diversos materiales, la Iglesia está construida por diversas personas que con sus particularidades debemos ayudarnos y apuntalarnos mutuamente.”
Finalizó pidiendo al Señor que “todo lo que usamos en la vida cotidiana para las cosas materiales las tengamos en cuenta para nuestra vida espiritual, poniendo el mismo o más empeño para rezar, para asistir a Misa, para educar un hijo, llevar adelante el matrimonio”.