Titulo

¡Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a vos!

viernes, 31 de diciembre de 2010

Jornada Mundial por la Paz





Con el Lema "Libertad religiosa, camino para la paz", el Santo Padre Benedicto XVI se dirige a todo el mundo en este primer día del año 2011, al celebrarse la Jornada Mundial por la Paz, en su 43º edición desde su institución en el año 1968.

jueves, 30 de diciembre de 2010

Carta de una joven

Cuando llega fin de año llegamos también al fin de nuestras fuerzas. Unas vacaciones, pensamos, sería lo mejor para recargar "las pilas" y comenzar de nuevo.
Quizás la batería de recarga sea algo similar a lo que hizo la joven que escribió esta carta... si pedimos con confianza.


Hola querido Dios!!
¿Cómo estás?... Te escribo para saludarte y porque aho
ra sí tengo que surtirme, pues la "canasta básica" con que me mandaste al mundo se me ha ido agotando a lo largo de estos años.
Por ejemplo, la paciencia se me acabó por completo, igual que la prudencia y la tolerancia. Ya me quedan poquitas esperanzas y el frasquito de fe, está también vacío. La imaginación también está escaseando por estos lares.

También debes saber que hay cosas de la canasta que ya no necesito como la dependencia y esa facilidad para coger berrinches, que tantos enojos y problemas me han ocasionado.

Así que quisiera pedirte nuevos productos para la canasta. Para empezar me gustaría que rellenaras los frascos de paciencia y tolerancia (pero hasta el tope), y mándame por favor el curso intensivo "Cómo ser más prudente", volúmenes 1, 2 y 3.

Envíame también varias bolsas grandes, pero "bolsones" de madurez que tanta falta me hace. También quisiera un baúl de sonrisas, de esas que alegran el día a cualquiera.

Te pido que me mandes dos piedras grandes y pesadas para atarlas a mis pies y tenerlos siempre sobre la tierra. Si tienes por ahí guardada una brújula para orientarme y tomar el camino correcto, te lo agradecería mucho.

Regálame imaginación otra vez; pero no demasiada, porque debo confesar que en algunas ocasiones tomé grandes cantidades y me empachó. Nuevas ilusiones y una doble ración de fe y esperanza también me caería excelente.

Te pido también una paleta de colores para pintar mi vida cuando la vea gris y oscura. Me sería muy útil un bote de basura para tirar todo lo que me hace daño.

Por favor mándame un frasco de alcohol y una cajita de tiritas para sanar mi corazón, porque últimamente ha tropezado bastante y tiene muchos raspones.

Te pido muchas zanahorias, para tener buena vista y no dejar pasar las oportunidades por no ver las cosas positivas de la vida. Necesito también un reloj grande, muy grande, para que cada vez que lo vea me acuerde de que el tiempo corre y no debo desperdiciarlo.
¿Podrías mandarme muchísima fuerza y seguridad en mí mismo, eh? Sé que voy a necesitarlas para soportar los tiempos difíciles y para levantarme cuando caiga.

También quisiera una cajita de pastillas de las que hacen que crezca la fuerza de voluntad y el empeño, para que me vaya bien en la vida y te pido unas tres o cuatro toneladas de "ganas de vivir", para cumplir mis sueños.

Necesito también una pluma con mucha tinta, para escribir todo lo que pude hacer y lo que no he logrado. Pero más que nada, te pido que me des mucha vida, para lograr todo lo que tengo en mente y para que el día que me vaya contigo, tenga algo que llevarte y veas que no desperdicié el tiempo aquí en la Tierra.

De antemano te agradezco lo que me puedas mandar y te agradezco el doble todo lo que me mandaste la primera vez.

Con mucho cariño.... Te adora, tu hija.

Cómo no creer...

Saludamos a todos nuestros visitantes en este año que se cierra deseando que Dios les otorgue a través de María Santísima todas las Gracias para el 2.011.

El power point que sigue es nuestro mejor deseo... ¡Que todos veamos a Dios en las cosas cotidianas!

Feliz Año para todos..!


Cómo no creer en Dios.pps

domingo, 26 de diciembre de 2010

Fiesta de la Sagrada Familia

“Hoy la Iglesia celebra la Fiesta de la Sagrada Familia, continuando con la Navidad que celebrábamos ayer. La Iglesia quiere resaltar, no sólo el nacimiento de Jesús sino también que Jesús quiso nacer en una familia, que no es un detalle secundario” – comenzó diciendo el P. Sergio en su homilía de hoy.
Es necesario reforzar el espíritu de familia, como Dios ha querido desde Adán y Eva que los hiciera varón y mujer, que sea ese el ámbito de desarrollo de cada ser humano, señaló.
“Descubrir el cariño, el afecto compartido en familia es lo que nos edifica profundamente. Y aún cuando no lo hayamos vivido en nuestra familia pero si es bueno, si es algo que nos damos cuenta que puede hacernos bien, por qué no comenzar a cambiar esa situación. Si no nos dieron suficiente afecto cuando chicos, por qué ahora repetir en nuestra familia. Si quizás tuviste demasiados gritos en tu vida, por qué seguir gritando en tu familia. No hay que repetir las malas experiencias. Quizás en tu familia se acostumbraba que papá cuando salía de casa para ir a trabajar te hacía la señal de la cruz en la frente, eso es bueno, eso puedes recuperarlo para tu familia, o el agradecimiento a Dios por los alimentos en la mesa, la oración en familia a la noche, son todas cosas que se van perdiendo y que son buenas y puede ser este el tiempo para sembrarlas en tu hogar”.
“La celebración de hoy procura descubrir, a la luz de la Sagrada Familia, qué familia quiero según el plan de Dios, y eso comenzar a gestarlo en los hijos, en los nietos, por más que por ahí la propaganda no sea tan clara y cueste el doble, pero no bajar los brazos y seguir sembrando la familia que Dios quiere para cada uno de nosotros que es lo mejor.
Hagamos el propósito firme de reforzar en el hogar lo que tal vez no está del todo bien. Pidamos al Señor que nos ayude en esta Santa Misa.”

Reforzando la gran familia de Dios, la Iglesia, el P. Sergio realizó varios Bautismos durante la celebración.

Santa Misa de Nochebuena

En Nochebuena, el P. Sergio llamó a recuperar el sentido de la Navidad en familia.
“La Navidad es la Fiesta de la Sagrada Familia, de nuestra familia que es allí donde debe estar presente Dios, y la Sagrada Familia tiene que ser nuestro horizonte, nuestra guía de lo que estamos celebrando hoy.”
“Socialmente o mediáticamente hay muchos interesados en que se desdibuje la familia porque directamente habla de Dios. Hay muchos contrarios a la fe, contrarios a la Iglesia, a los valores, porque los valores no consumen, los valores no venden, parecen muy aburridos. Lo que más les interesa es que se pierda la Navidad y que se pierda el verdadero sentido de nuestra familia. Interesados en que el verdadero sentido de que el ser humano es creado a imagen y semejanza de Dios como varón y como mujer se pierda y deje de conformar esa santísima trinidad que es la familia, Iglesia doméstica en cada hogar.”
Detalló también una serie de valores sobre los cuales reflexionar en esta Navidad y que nacen de la Sagrada Familia: primero y principal el Don de la vida más allá de las circunstancias que nos tocan vivir a cada uno; las oportunidades que nos da justamente esa vida al poder hacer cosas, corregir aquellas que no hemos hecho del todo bien, empezar de nuevo cada día encarando cosas que aún nos faltan; el amor fiel, perseverante, constante es posible a la luz de María y José aún en las situaciones dolorosas, difíciles: “Para la Sagrada Familia nada fue fácil. Ya desde el principio, marchar sesenta kilómetros a lomo de burro para censarse es parto garantizado para María, no podía ser de otra manera y allí nace Jesús, e inmediatamente deben huir a Egipto perseguidos por Herodes. Y uno muchas veces se amarga cuando a uno las cosas no le van bien. Ese ejemplo de fortaleza, de fidelidad que se afirma en medio de la prueba es lo que también ellos nos enseñan en esta Navidad.”
Otros valores a rescatar teniendo en cuenta que José era carpintero, María con las tareas propias del hogar nos enseñan sobre la colaboración, el trabajo compartido, el orden, la organización doméstica. También señaló como valor el agradecimiento, la felicitación por la tarea bien hecha. El favor realizado desinteresadamente es bueno que sea agradecido, y no dar todo por supuesto. La calidez, la demostración de cariño en un “gracias”, un “te felicito” hacen al respeto, a la convivencia.
“Pidamos al Señor que en esta Fiesta de Navidad nos haga recordar lo cotidiano a lo que estamos llamados a vivir. Que nos ayude a expresar nuestros sentimientos, agradecer por el Don de la vida, el verdadero valor de la fidelidad, el amor constante. Que nos ayude a redescubrir lo importante que es el trabajo compartido, el efecto sanador del afecto y el cariño. ¡Feliz Navidad!”


Al finalizar la Celebración, todos los fieles se acercaron a Adorar al Niñito.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Feliz Navidad..!



Que esta Navidad convierta...
  • Cada deseo en flor
  • Cada dolor en estrella
  • Cada lágrima en sonrisa
  • Cada corazón en dulce morada para recibir a Jesús, nuestro Salvador.
...es el deseo de la comunidad de la Capilla "Virgen de la Medalla Milagrosa".

domingo, 19 de diciembre de 2010

4º Domingo de Adviento

En este 4º Domingo de Adviento, próximo ya a la Navidad, contemplamos la figura de José, hombre justo que acepta la voluntad de Dios, y hace "lo que el Ángel del Señor le había ordenado".
San Ambrosio dice que "José no sólo es la figura amable del justo, el tiene la dignidad por la condición de testigo". “El, continúa Ambrosio, ho hubiera podido profanar el templo del Espiritu Santo de la Madre de Dios, que era el vientre que era fecundado por el misterio. Después de haber probado la incertidumbre, José hace tal como ordenó el ángel, seguro de que está haciendo lo correcto."

JUAN PABLO II
En proximidad a la Navidad de 2004, Juan Pablo II nos animaba:

"El mensaje del árbol de Navidad es que la vida permanece «siempre verde» si se convierte en don:
no tanto de cosas materiales,
cuanto de sí mismos: en la amistad y en el afecto sincero,
en la ayuda fraterna y en el perdón,
en el tiempo compartido y en la escucha recí
proca. Que María nos ayude a vivir la Navidad
como ocasión para gustar
la alegría de entregarnos nosotros mismos a los hermanos,
especialmente a los más necesitados."



SALUDO PAPAL
El Santo Padre, Benedicto XVI, después del Ángelus de hoy, dirigió un saludo a toda la comunidad hispano hablante.

"Saludo con afecto a los fieles de lengua
española aquí presentes y a cuantos participan en esta oración mariana a través de los diversos medios de comunicación. En la proximidad de la Navidad, os invito a dirigir vuestra oración humilde y confiada al Niño Jesús, nacido de la Santísima Virgen, para que su luz oriente vuestras vidas y os llene de su amor y paz. Que impulsados por la docilidad de nuestra Madre del Cielo estemos siempre dispuestos a realizar."

jueves, 9 de diciembre de 2010

Pesebre 2010

Como todos los años, el 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción, miembros de la comunidad dedican la jornada a armar el Pesebre, con su tradicional cascada, signo de Aquel que es Agua Viva que trae Vida, y Vida en abundancia.


N. de R.: Nuestro agradecimiento a Tito, Fer, Panchi, Vivi y Gustavo.

domingo, 5 de diciembre de 2010

Homilía 2º Domingo de Adviento

“Todos los días tenemos que lidiar con nuestras debilidades”, decía el P. Sergio hoy en su homilía, “…y justamente el Señor en este tiempo nos llama a la conversión, y quizás se nos haga difícil, por eso es necesario confiar en la misericordia y en la Gracia de Dios para superar el pecado. Pero no basta sólo eso, no tenemos que quedarnos con que no peco, voy a Misa, rezo mucho; es necesario algo más: profundizar en lo bueno que está a nuestro alcance. Eso es justamente lo que Juan el Bautista le recriminaba a los fariseos y saduceos, y también nos lo dice a nosotros hoy: «¿Quién les enseñó a escapar de la ira de Dios?» queriendo decir que no tenemos que contentarnos con sólo pedir perdón, sino con todo lo bueno que podemos realizar y ocupar nuestro corazón.”
Más adelante señaló la necesidad de “decidirnos realmente a ir al encuentro del Señor dejando atrás todos los pecados, todos los vicios y debilidades, y amar al Señor con todo el corazón. Por eso la preparación de la Navidad tiene que ser muy concreta en buscar obras de caridad, de misericordia que comúnmente no hacemos. No podemos seguir conformándonos con la tibieza, con lo que siempre hacemos por miedo a lo que otros dirán. La Segunda Lectura nos invita a tener los mismos sentimientos de Jesús. Jesús nunca estuvo en un más o menos, se jugó en todas las circunstancias.”
Recomendó no tener vergüenza de vivir esas virtudes de honestidad, sinceridad por miedo a lo que puedan pensar los demás. “Si tenemos oportunidad de dar testimonio no la perdamos, eso es preparar la Navidad”.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Adviento

Del Latin ad-venio, llegar.

Conforme al uso actual [1910], el Adviento es un tiempo litúrgico que comienza en el Domingo más cercano a la fiesta de San Andrés Apóstol (30 de Noviembre) y abarca cuatro Domingos. El primer Domingo puede adelantarse hasta el 27 de Noviembre, y entonces el Adviento tiene veintiocho días, o retrasarse hasta el 3 de Diciembre, teniendo solo veintiún días.

Con el Adviento comienza el año eclesiástico en las Iglesias occidentales. Durante este tiempo los creyentes son exhortados a prepararse dignamente a celebrar el aniversario de la venida del Señor al mundo como la encarnación del Dios de amor,
  • de manera que sus almas sean moradas adecuadas al Redentor que viene a través de la Sagrada Comunión y de la gracia, y
  • en consecuencia estén preparadas para su venida final como juez, en la muerte y en el fin del mundo.

Simbolismo

La Iglesia prepara la Liturgia en este tiempo para lograr este fin. En la oración oficial, el Breviario, en el Invitatorio de Maitines, llama a sus ministros a adorar "al Rey que viene, al Señor que se acerca", "al Señor que está cerca", " al que mañana contemplaréis su gloria". Como Primera Lectura del Oficio de Lectura introduce capítulos del profeta Isaías, que hablan en términos hirientes de la ingratitud de la casa de Israel, el hijo escogido que ha abandonado y olvidado a su Padre; que anuncian al Varón de Dolores herido por los pecados de su pueblo; que describen fielmente la pasión y muerte del Redentor que viene y su gloria final; que anuncian la congregación de los Gentiles en torno al Monte Santo. La Segunda Lectura del Oficio de Lectura en tres Domingos están tomadas de la octava homilía del Papa San León (440-461) sobre el ayuno y la limosna como preparación para la venida del Señor, y en uno de los Domingos (el segundo) del comentario de San Jerónimo sobre Isaías 11:1, cuyo texto él interpreta referido a Santa María Virgen como "el renuevo del tronco de Jesé". En los himnos del tiempo encontramos alabanzas a la venida de Cristo como Redentor, el Creador del universo, combinados con súplicas al juez del mundo que viene para protegernos del enemigo. Similares ideas son expresadas los últimos siete días anteriores a la Vigilia de Navidad en las antífonas del Magnificat . En ellas, la Iglesia pide a la Sabiduría Divina que nos muestre el camino de la salvación; a la Llave de David que nos libre de la cautividad; al Sol que nace de lo alto que venga a iluminar nuestras tinieblas y sombras de muerte, etc. En las Misas es mostrada la intención de la Iglesia en la elección de las Epístolas y Evangelios. En las Epístolas se exhorta al creyente para que, dada la cercanía del Redentor , deje las actividades de las tinieblas y se pertreche con las armas de la luz; que se conduzca como en pleno día, con dignidad, y vestido del Señor Jesucristo; muestra como las naciones son llamadas a alabar el nombre del Señor; invita a estar alegres en la cercanía del Señor, de manera que la paz de Dios, que sobrepasa todo juicio, custodie los corazones y pensamientos en Cristo Jesús; exhorta a no juzgar, a dejar que venga el Señor, que manifestará los secretos escondidos en los corazones. En los Evangelios la Iglesia habla del Señor que viene en su gloria; de Aquel en el que, y a través del que, las profecías son cumplidas; del Guía Eterno en medio de los Judíos; de la voz en el desierto, "Preparad el camino del Señor". La Iglesia en su Liturgia nos devuelve en espíritu al tiempo anterior a la encarnación del Hijo de Dios, como si aún no hubiera tenido lugar. El Cardinal Wiseman ha dicho:

Estamos no sólo exhortados a sacar provecho del bendito acontecimiento, sino a suspirar diariamente como nuestros antiguos Padres, "Cielos, destilad el rocío; nubes, derramad al Justo: ábrase la tierra y brote la salvación." Las Colectas en tres de los cuatro Domingos de este tiempo empiezan con las palabras, "Señor, muestra tu poder y ven" - como si el temor a nuestras iniquidades previniera su nacimiento.

Duración y Ritual

Todos los días de Adviento debe celebrarse el Oficio y Misa del Domingo o Feria correspondiente, o al menos debe ser hecha una Conmemoración de los mismos, independientemente del grado de la fiesta celebrada. En el Oficio Divino el Te Deum, jubiloso himno de alabanza y acción de gracias, se omite; en la Misa el Gloria in excelsis no se dice. El Alleluia, sin embargo, se mantiene. Durante este tiempo no puede hacerse la solemnización del matrimonio (Misa y Bendición Nupcial); incluyendo en la prohibición la fiesta de la Epifanía. El celebrante y los ministros consagrados usan vestiduras violeta. El diácono y subdiácono en la Misa, en lugar de las dalmáticas usadas normalmente, llevan casullas plegadas. El subdiácono se la quita durante la lectura de la Epístola, y el diácono la cambia por otra, o por una estola más ancha, puesta sobre el hombro izquierdo entre el canto del Evangelio y la Comunión. Se hace una excepción en el tercer Domingo (Domingo Gaudete), en el que las vestiduras pueden ser rosa, o de un violeta enriquecido; los ministros consagrados pueden en este Domingo vestir dalmáticas, que también pueden ser usadas en la Vigilia de la Navidad, aunque fuera en el cuarto Domingo de Adviento. El Papa Inocencio III (1198-1216) estableció el negro como el color a ser usado durante el Adviento, pero el violeta ya estaba en uso al final del siglo trece. Binterim dice que había también una ley por la que las pinturas debían ser cubiertas durante el Adviento. Las flores y las reliquias de Santos no debían colocarse sobre los altares durante el Oficio y las Misas de este tiempo, excepto en el tercer Domingo; y la misma prohibición y excepción existía relacionada con el uso del órgano. La idea popular de que las cuatro semanas de Adviento simbolizan los cuatro mil años de tinieblas en las que el mundo estaba envuelto antes de la venida de Cristo no encuentra confirmación en la Liturgia.

Extraído de Enciclopedia Católica
FRANCIS MERSHMAN
Transcrito por Carl H. Horst
Traducido por Juan I. Cuadrado

domingo, 28 de noviembre de 2010

Nuevo Power Point

Para un tiempo de descanso y reflexión hemos agregado tres nuevos power point que puede descargar de la columna lateral izquierda del gadget destinado.



Que este tiempo de espera reavive las esperanzas en un nuevo año bendecido por Jesús, Señor de la Historia, que viene al encuentro de su pueblo en la ternura de un niño, y como todo niño siempre genera expectativas, trae nuevas fuerzas y nos moviliza a realizar cosas que no nos habíamos siquiera propuesto.
Con más razón, entonces, la espera de la venida del Niño Jesús nos debe empujar a levantarnos y empezar de nuevo. El Adviento, propuesto por la Iglesia en este tiempo, es como esas vacaciones que siempre necesitamos y cuando nos decidimos a tomarlas nos llenan el alma del combustible necesario para afrontar un nuevo año de trabajo. Ojala que así sea...

Fotos Fiesta Patronal 2010

Distintos momentos vividos en la capilla durante toda esta semana.
Bendiciones y muchas gracias a todos...

Procesión de la Fiesta Patronal

En un día de intenso calor y mucho viento se vivió la Fiesta Patronal, pero no por eso se dejó de celebrar a la Madre con profundo respeto y admiración, agradeciendo por todo cuanto hemos recibido en este año, momentos buenos y no tan buenos que cada uno "medita en su corazón", como lo hacía María, pero sabiendo que todo lo dispone el Señor para nuestro crecimiento y Gloria suya.

Las imágenes nos dan idea de la gran concurrencia que se dio cita. Lamentamos el audio, interferido por el viento.

domingo, 21 de noviembre de 2010

P. Javier: Un año más de Ordenación

Foto de archivo

Hoy, 21 de noviembre, el querido P. Javier Margheim cumple un año más de Ordenación Sacerdotal. El saludo de toda la comunidad de la Capilla "Virgen de la Medalla Milagrosa", de la cual es el asesor pastoral, rogando a Jesús -Sacerdote, Profeta y Rey-, por intercesión de su Santísima Madre, lo colme de bendiciones y guié siempre por la senda del Buen Pastor.

Dios Espíritu Santo, en este día Te pido que vuelvas a inundar el alma de Tu sacerdote Javier como en el día de su ordenación. Que vuelva él a sentir el gozo, la felicidad, la emoción tan grande de ese día. Que nunca deje de sentir, lo que sintió ese primer día, que nunca se vaya a convertir su vida en una rutina, que cada día amanezca con el mismo celo y la misma voluntad de servirte, sirviendo a los demás. Amén

Homilía 34º Domingo durante el año

En la Solemnidad de Cristo, Rey del Universo, el P. Ricardo recordó que ya el próximo domingo comienza un nuevo año litúrgico con el Tiempo de Adviento. “Por eso la Iglesia hoy nos muestra a Jesús Rey, el que tiene la supremacía sobre todo. Pero es un Rey que no se rige por las leyes de la política o de las monarquías que conocemos. Su Trono es la Cruz. Y frente a este Trono del Dios Todopoderoso le quedan al hombre dos actitudes, y están representadas allí en los dos ladrones: el que increpa a Jesús exigiéndole que se salve así mismo y lo salve también a él desafiando el poder de Dios, el poder de Cristo; y el otro, conocido como el ladrón bueno, que dice que hay que tener temor de Dios reconociéndose pecador y si está allí es por sus culpas, sus errores, y ve en Jesús el amor extremo de este Rey que sufre inocentemente por el bien de los demás. Se entrega, sufre y muere para transmitirnos, nada más y nada menos, que la salvación, la salud y la paz.
Pidamos al Señor ser también nosotros como el ladrón bueno y demostrar esa capacidad que tiene el hombre de abrir su corazón a Dios y que Jesús pueda decirnos también a nosotros algún día “Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso”.

Novena Patronal

Como todos los años, el día 18 de noviembre comenzó a rezarse la Novena Patronal en la Capilla, todos los días a las 19:00 Hs., transitando este camino hacia la Fiesta de nuestra Madre y al Tiempo de Adviento, tiempo en el que renovamos la esperanza en Cristo, Luz del mundo, que de la mano de María viene, una vez más, a encontrase con los hombres para prometernos que nos espera un Mundo de Paz y Justicia.

Entre las celebraciones que nos preparan para honrar a nuestra Madre, la Virgen de la Medalla Milagrosa, el viernes 19 se realizó la Misa por las intensiones de las comunidades educativas de las escuelas que se encuentran en la jurisdicción de la Capilla. Lamentablemente, por las condiciones climáticas adversas, la concurrencia fue muy escasa, pero de todos modo no dejó de ser emotiva cuando el P. Javier se dirigió a los alumnos que egresan de la Escuela de Educación Técnica diciendo que, a imitación del profeta Juan, "hay que tragarse los libros de las ciencias, que aún cuando tienen un sabor amargo, es la única manera de poder ser buenos profesionales, y siendo buenos profesionales son también profetas, porque en su trabajo bien realizado aún cuando este es remunerado por ser profesionales, se da testimonio de responsabilidad, cumplimiento y servicio, valores evangélicos que habla del ser cristiano."

domingo, 7 de noviembre de 2010

Noviembre: Mes Patronal


Al comenzar a transitar el Mes de nuestra Madre, la Capilla se "viste" distinta.
La imagen centenaria de María sale de su vitrina donde se exhibe habitualmente y es ornamentada junto al Altar.
Desde allí mira a su pueblo que se reúne en torno a la Mesa de su Hijo y le entrega personalmente todas nuestras intenciones, las del corazón, incluso aquellas que no nos atrevemos a pedir en voz alta.
María escucha nuestros pedidos, y los de todos sus hijos. No dude, si lo desea, enviarnos sus pedidos e intenciones para que nosotros coloquemos una copia impresa a sus pies. Jesús lo escuchará, más si viene de María, porque Él jamás resiste el ruego de su Madre.

Homilía 32º Domingo durante el año

En el Evangelio de hoy (Lc 20, 27-38) Jesús responde a los saduceos cómo es el Cielo, del cual, incluso en nuestros días, tenemos una imagen equivocada. “Nuestra razón limitada, dijo el Padre Javier en su homilía, no nos permite comprender el estado de seres espirituales en presencia de Dios”.
“Al Cielo no hay que entenderlo con una mirada materialista. Ya nada de lo que tenemos y poseemos en esta vida nos atará cuando llegamos al Cielo. En esta vida tenemos que alimentarnos, vestirnos, casarnos y tener hijos para preservar la especie humana. Estamos sujetos al tiempo. Y en ese tiempo estamos sujetos a las necesidades del tiempo. En el Cielo esa realidad no pasa. No es una continuidad de esta vida como creían los saduceos en época de Jesús. Tampoco es como la imagen de la nubecita, la aureola y el arpa. Sería muy aburrido pasar una eternidad en una nube con nuestras alitas y el arpa sin hacer otra cosa.”
Más adelante se pregunta: “Entonces, ¿qué vamos hacer en el Cielo? Simplemente estar en presencia de Dios. Sumidos en Dios. Atrapados en la maravilla de Dios, y a medida que nos vayamos sumergiendo en Él, más querremos conocerlo, alabarlo, glorificarlo y contemplarlo. Y es en esa contemplación de Dios que veremos, o mejore dicho, estaremos en presencia de nuestros seres queridos. Percibiremos el amor que nos hemos profesado, y eso se llama Comunión de los Santos*. Todo lo demás ya no existirá. No existe el tiempo por eso no existe tampoco la posibilidad de aburrimiento.”
“Pidamos al Señor que esta Palabra de vida, de esperanza nos ayude a meternos en ese misterio de la Vida Eterna. No con miedo, tampoco con burla, sino como lo que es: una realidad en Dios. Que así sea.”

* La Comunión de los Santos es la comunicación entre todos los miembros de la Iglesia, la unidad entre todas las almas en las que mora el Espíritu Santo que es uno solo, tanto las de aquellos que estamos aquí en la tierra que formamos la Iglesia “militante” como las de los que están en el cielo que se llama la Iglesia “triunfante” y las que están en el purgatorio que es la Iglesia “purgante”.

Mes Patronal

Comenzamos a vivir el Mes de Nuestra Madre, la Virgen de la Medalla Milagrosa. Invoquémosla como Medianera de todas las Gracias para recibir de sus manos las abundantes bendiciones que pide, por nosotros, a su Amado Hijo. "¡Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a vos!"



domingo, 24 de octubre de 2010

Homilía 30º Domingo durante el año

“Jesús continúa con su catequesis sobre la oración, su importancia y el modo de orar”, comienza diciendo el P. Javier en su homilía del día. “En este Evangelio de Lucas (18, 9-14) Jesús responde a esa pregunta que el domingo pasado dejaba planteada “Cuando venga el Hijo del hombre ¿encontrará fe sobre la tierra?”, y lo importante aquí es cómo vivimos esa fe.”
Hace una breve reseña histórica sobre el modo de orar de los fariseos: hombres piadosos, conocedores y respetuosos de la ley pero que exteriorizaban dos defectos, por un lado considerarse perfectos por el conocimiento y la práctica de la palabra, y por otro el desprecio hacia quienes no la cumplían.
Jesús toma esa realidad y presenta esta parábola en la que justifica al publicano por reconocerse pecador y pedir piedad al Señor. Cuántas veces nosotros también venimos al Templo a rezar y hacemos como el fariseo argumentando ser católico, asistir a misa, rezar el rosario, participar de la novena «no como mi vecino que se pasa chusmeando», ¿lo hacemos o no? – se preguntó.
“Cuando ponemos por delante «yo, yo, yo…», eso se llama soberbia. Y una oración hecha con soberbia nunca es escuchada. Ahí está el cómo tenemos que rezar y cuál es la verdadera fe. No es la que nace del yo soberbio. El que se aleja de Dios y del prójimo termina alabándose así mismo. En cambio el publicano, que es pecador, tuvo un toque de humildad: se sabe pecador, miserable; él lo sabía, y ante ese gesto humilde pide perdón”
“Muy pocas veces tenemos la humildad de postrarnos ante Dios, que todo lo sabe, y reconocer con humildad que no somos nada, que no merecemos nada. Abrir el corazón humilde a la Misericordia de Dios sabiendo que lo que se tiene es por su Gracia.”
Para finalizar recordó que la “verdadera humildad nace de decir Señor, yo no soy nada, todo lo espero de Vos, todo nace de Vos. Eso es la humildad”.

Junto a la ofrendas de pan y vino se acercaron al Altar un juego de manteles, donados por la familia Margheim, para ser estrenados en la Fiesta Patronal a celebrarse en el próximo mes de noviembre.

domingo, 17 de octubre de 2010

ASI SON LAS MADRES...

CUANDO LAS MAMÁS DICEN: Me voy a la cama

Mamá y Papá estaban mirando la televisión cuando Mamá dijo:
"estoy cansada, es tarde, me voy a la cama".

Fue a la cocina a preparar los bocadillos para el día siguiente.
Puso en remojo los recipientes de las palomitas, sacó la carne del congelador para la cena del día siguiente, controló si quedaban bastantes cereales, llenó el azucarero, puso las cucharitas y los cuencos del desayuno en la mesa y dejó preparada la cafetera.

Puso la ropa húmeda en la secadora, la ropa sucia en la lavadora, planchó una camisa y cosió un botón, recogió los juguetes,puso a cargar el teléfono y guardó la guía telefónica.
Regó las plantas, ató la bolsa de basura y tendió una toalla.
Bostezó, se desperezó y se fue al dormitorio.

Se paró un momento para escribir una nota a la maestra, contó el dinero para la excursión y cogió un libro que estaba debajo de la silla.
Firmó una felicitación para un amigo y escribió la dirección en el sobre, escribió una nota para el charcutero y colocó todo junto a su bolso.

Mamá a continuación se lavó la cara con las toallitas, se puso crema anti-arrugas, se lavó los dientes y las uñas.

Papá gritó "pensaba que te estabas yendo a la cama".
"Estoy yendo", dijo ella.

Puso un poco de agua en el bebedero del perro y sacó el gato al balcón, cerró la puerta con llave y apagó la luz de la entrada.
Dió una ojeada a los niños, les apagó las luces y la televisión, recogió una camiseta, tiró los calcetines a la cesta de ropa y habló con uno de ellos que estaba todavía haciendo los deberes.

En su habitación puso el despertador, preparó la ropa para el día siguiente, ordenó mínimamente el zapatero.
Añadió tres cosas a las seis de la lista de las cosas urgentes, dijo sus oraciones y visualizó el alcanzar sus propios objetivos.

En ese momento, Papá apagó la televisión y anunció "me voy a la cama".
Y lo hizo, sin otros pensamientos.

¿Nada extraordinario? ¿Te preguntás por qué las mujeres viven más tiempo?
Porque están hechas para los largos recorridos (y no se pueden morir antes, tienen demasiadas cosas que hacer).

¡FELIZ DÍA, MAMÁ..!

Homilía 29º Domingo durante el año

El P. Ricardo, en una brillante homilía a la Luz del Evangelio que refiere a la necesidad de una oración perseverante abandonados en la fe, preponderó el rol fundamental de las madres en nuestras vidas, nuestros hogares, nuestra sociedad.
Primero agradeció a Dios por todas aquellas mujeres que han “aceptado ese Don de la maternidad cooperando en la obra de Dios trayendo hijos al mundo”.
“El Señor siempre ordenas las cosas para nuestro bien, aún cuando por momentos parece que nos hace esperar, sin embargo, en un abrir y cerrar de ojos el Señor ordena nuestras vidas.”
Más adelante, refiriéndose a la importancia de la oración constante, a similitud de Moisés, rescató una característica propia de las madres: “Cuando en una familia falta el padre, las cosas pueden continuar igual, se reordenan, se reubican. Las madres viudas o aquellas que les toco afrontar la maternidad solas asumen la responsabilidad y llevan adelante una familia entera, pero sin embargo cuando falta la madre es difícil reconstruir, ordenar un hogar, es difícil para el hombre poder encausar la educación, la formación de los hijos. Realmente la piedra fundamental de la familia es la maternidad.”
“La madre siempre está, la que con su sacrificio, su presencia, su solidaridad nos va educando, y lo que cada uno somos en definitiva es por haber podido recibir el amor de una madre, el consejo de una madre… y sobre todo la ORACIÓN de una madre.
Es tan importante la fe y la oración de la madre. Son ellas las que conocen a fondo el corazón de sus hijos y por eso la oración de la madre es siempre de intercesión a favor de otros. Muy pocas veces una madre pide para si misma. La madre pide siempre en primer lugar por sus hijos. Una madre intercede, pide, insiste, suplica y vuelve insistir a Dios para que haga justicia para nuestro bien.”
Para finalizar, el Padre Ricardo se hace la misma pregunta que Jesús al final de Evangelio de hoy: “Cuando Jesús venga ¿encontrará fe sobre la tierra?” respondiendo que “si hay una madre todavía en la tierra va a encontrar fe y tendremos la posibilidad de que se nos haga Justicia”.

lunes, 11 de octubre de 2010

Homilía 28º Domingo durante el año

“Jesús, en su camino a Jerusalén donde va a morir, va encontrándose con distintos personajes de los cuales Lucas tomas las relaciones y diálogos y los mezclas con las enseñanzas”, comienza diciendo en su homilía el P. Javier.
Después de una breve explicación, principalmente dirigida a los niños, respecto de las consecuencias de la lepra para los enfermos, tanto por la enfermedad misma como el trato recibido por parte de la sociedad resultando totalmente excluidos, el sacerdote aborda el tema propuesto por la Liturgia del día.
“Los leprosos, desde lejos, piden a Jesús compasión de ellos, a lo que Jesús los manda presentarse ante los sacerdotes. Y los manda a los sacerdotes porque los únicos que podían certificar que un enfermo había recuperado la salud eran ellos, y de ese modo eran admitidos nuevamente en el culto; la sociedad y la familia los volvía a aceptar. Por eso los manda a presentarse ante los sacerdotes. Y en el camino se dan cuenta que están curados. Imaginen la alegría que habrán experimentado después de quién sabe cuanto tiempo de estar enfermos, viviendo alejados de todos, en el desierto, en los cementerios, cascoteados por todo el mundo, y se fueron contentos. Pero claro, quedaron inmersos en esa alegría y se olvidaron de dar… ¡GRACIAS..!
Solamente uno se acordó, un samaritano que no creía en Dios, por lo menos en este Dios de los hebreos y se postró reconociendo en la persona de Jesús a Dios, y lo hizo por dos regalos: uno la sanación y otro más grande, la fe.
Este hombre en su desgracia descubrió a Dios y por eso también dio gracias.
Esto pasa hoy, muy poca gente da gracias. Parece que todo lo que uno recibe o ha recibido se lo merece, y en realidad todo lo que tenemos lo hemos recibido como un regalo de Dios: el mate de la mañana, el trabajo, la familia, la salud, todo es un regalo de Dios, incluso la enfermedad es un regalo de Dios, porque como los leprosos, en el dolor, la angustia, la enfermedad encontramos muchas veces a Dios y eso es una gracia. Este día, esta celebración es un regalo. Justamente, Eucaristía, que es otro nombre que recibe la Misa significa “dar gracias” y por eso estamos aquí.
Dios nos enseña hoy que debemos ser agradecidos. Nadie es tan rico que no necesite la ayuda del otro. Siempre estamos necesitando de la generosidad de los demás. Por eso, no olvidemos el maravilloso gesto de gratitud y humildad: decir gracias en todo momento y en toda circunstancia. Que esta semana pongamos en práctica el ejemplo de este hermano samaritano de ser agradecidos ante Dios y el prójimo.”

domingo, 10 de octubre de 2010

Por los hermanos chilenos...


Unimos nuestras voces a las de todo el mundo rogando a Dios, nuestro Señor, para que las tareas que se están llevando a cabo para rescatar a los mineros atrapados en Chile culminen con éxito y todos puedan volver a ver la luz del día, pero más aún, puedan ver y reconocer la Luz de Cristo que los ha mantenido vivos con las esperanzas puestas en los hombres de buena voluntad que, guiados por el espíritu Divino, están realizado las obras de salvataje.
Señor, óyenos, pero que se haga Tu voluntad, y danos a nosotros la fuerza para aceptarla siempre y en todo momento. Amén.

sábado, 9 de octubre de 2010

viernes, 8 de octubre de 2010

Encuentro de Mujeres Autoconvocadas

Recibimos este pedido de publicación por parte de las mujeres entrerrianas autoconvocadas. Muchas gracias por compartir con nosotros esta información.

Querida familia de Schoenstatt:

Les escribo especialmente en esta oportunidad en representación de las mujeres católicas que estaremos participando del encuentro de mujeres autoconvocadas a realizarse el 9,10 y 11 de Octubre en nuestro querido Paraná.

Realmente, creo que si bien no alcanzamos a dimensionar la importancia que tiene este evento, somos conscientes de la necesidad de respuesta que esto conlleva. Como mujeres vamos a estar participando concretamente de los talleres, en los que se debatirán temas como el aborto, concepto de género, tipos de familia y educación sexual, entre otros.

Estamos al tanto de la controversia que traen estos temas y el nivel de agresividad con el cual nos podemos llegar a encontrar. Pero también sabemos que Dios se manifiesta en momentos de crisis y necesita de nosotros como instrumentos para llegar a conquistar aquellos corazones.

Esperamos tener la fuerza y la voz necesaria para decir y defender los valores que nos identifican y confiamos que hay una fuerza superior a nosotras que nos elige y envía. Para ello necesitamos de la oración y comunión diaria como motor de nuestro encuentro, necesitamos unirnos como cristianos para que resuene una sola voz en el cielo.

Agradecidas por sabernos pequeñas elegidas, los invitamos a participar del modo que puedan y a unirnos especialmente en permanente oración. El ser cristiano se demuestra en tiempos de crisis a través del amor a los demás.

Aunque un salto mortal siga a otro, tenemos una certeza: UN HIJO DE MARIA NUNCA PERECERA. Unidos en nuestra Reina!

Pauli-Jefa de la Juventud Femenina de Paraná-

domingo, 3 de octubre de 2010

Homilía 27º Domingo durante el año

Hoy celebró la Santa Misa en nuestra Capilla el P. Daniel Silguero, otro sacerdote hijo de La Paz, que en su homilía resaltó la importancia del servicio como característica primordial del cristiano.
El Evangelio del 27º Domingo “recoge tres temas distintos”: el perdón, la fe y el servicio, y en este último reflexionó el sacerdote.
Remarcando el último versículo de este texto (Lc 17, 3-10), “Somos simples servidores, no hemos hecho más que cumplir con nuestro deber”, instó a los fieles a hacerlo suyo como estandarte del cristiano.
“Esta palabra, servidor, nos trae a la mente inmediatamente a la Virgen. Nosotros podríamos entonces preguntarnos en qué consiste ser servidor; cómo se hace para ser servidor del Señor de modo que podamos recibir nuestra recompensa, nuestro salario. Este salario no es material, es un salario de bienes que no pasan y que se nos dará al final de nuestra vida, siempre que hayamos sido buenos servidores. Únicamente así Jesús cumplirá lo que dice en un pasaje del Evangelio: “Vengan benditos de mi Padre”. Es decir, ser benditos de Dios es algo que nos viene dado en la medida que seamos servidores como la Virgen. Y es a Ella a quien tenemos como modelo, y ¿qué hizo la Virgen para ser servidora? Creyó lo que le había sido anunciado. Esa es la primera condición: tener atentos los oídos del alma para que la Palabra de Dios penetre en nuestro corazón y allí, como María, la podamos meditar. Es difícil, por no decir imposible, ser servidor sin conocer la Palabra. Conociendo la Palabra es que sabemos lo que Dios quiere. Sólo conociendo lo que Dios quiere vamos a poder realizarlo, cumplirlo, ponerlo en obra. Así se va formando el servidor. Voy a ser servidor «Haciendo la voluntad de mi Padre», dice Jesús, y no puedo hacer la voluntad de Dios si no conozco lo que Dios me pide. «Felices ustedes que conociendo todas estas cosas las ponen en práctica», dice en otro versículo. Así nosotros entendemos porque María fue servidora.
Por eso queremos pedirles al Señor que, a ejemplo de María, nos ayude también a nosotros a ser servidores suyos, para que nuestra vida sea un servicio a Dios en los demás y termine realizándose en nosotros aquello que Dios quería cuando nos trajo al mundo, y eso va a depender únicamente de a quién abramos el corazón: a la Palabra de Dios o a las palabras del mundo, es decir, poniéndonos al servicio del mundo, al servicio de nuestros propios gustos, al servicio del pecado. Así la obra de Dios nunca se va a realizar, es decir, mi vida fue un proyecto frustrado, no por culpa de Dios sino porque yo no me puse en el camino del servidor que escucha la Palabra y la practica. Que la Virgen Santísima nos de a nosotros y a ustedes como comunidad ese espíritu de servidor auténtico, fiel y verdadero. Que así sea.”

Al finalizar la Santa Misa, el P. Daniel realizó el envío misionero a integrantes de la Comunidad de Convivencia que realizarán próximanete una misión en el barrio como parte de la preparación espiritual para vivir nuestra Fiesta Patronal en noviembre.
A continuación las imágenes.



viernes, 1 de octubre de 2010

Misión y Seminario de Vida

Este domingo 3 de octubre integrantes de la Comunidad de Conivencia recibirán, en la Santa Misa de la hora 9:00, el Envío Misionero con el cual se dá inicio a una Misíon que realizarán en nuestro Barrio con motivo de celebrarse el Mes Misionero.
También en nuestra Capilla se llevará a cabo un Seminario de Vida predicado por el Padre Javier Margheim. Comienza el viernes 8 de octubre a las 20 Hs.
Quedan todos invitados a celebrar la Vida junto a Jesús y María.

Mes de las Misiones

La Iglesia Católica vive el mes de octubre dedicado mundialmente a despertar el Espíritu Misionero en los fieles, con gestos de solidaridad hacia los 200,000 misioneros que entregan sus vidas por el anuncio del Evangelio en el mundo.

Durante este mes, llamado "Mes de las Misiones" se intensifica la animación misionera, uniéndonos todos en oración, el sacrificio y el aporte económico a favor de las misiones, a fin de que el evangelio se proclame a todos los hombres.

El domingo 24 de octubre de 2010 se celebrá la Jornada Mundial de las Misiones "Domund" en todas las Iglesias locales, como fiesta de la catolicidad y de solidaridad universal. La colecta de este día es destinada al fondo universal para las misiones más necesitadas.

Juan Pablo II en el Nº 72 de la Redemptoris Missio, menciona a los "movimientos eclesiales dotados de dinamismo misionero" que, "cuando se integran con humildad en la vida de las iglesias locales y son acogidos cordialmente por los Obispos y sacerdotes en las estructuras diocesanas y parroquiales, representan un verdadero don de Dios para la nueva evangelización y para la actividad misionera propiamente dicha".

Extraído de Catholic.net

Haciendo click en el botón siguiente se accede a un documento propuesto por las Obras Misionales Pontificias a trabajar en todas las comunidades en relación a la importancia del DoMund.

domingo, 26 de septiembre de 2010

TALLER Y RECITAL DE MUSICA CRISTIANA EN LA PAZ

El próximo sábado 2 de octubre desde las 20.30 horas, frente a la Parroquia Nuestra Señora de La Paz se realizará el primer recital de Música Cristiana bajo el lema “Todos sean Uno”.

El recital contará con la participación de las bandas Kairos, Adonai, Baruj Hashem, Kerigma y Mariano Salvatelli de la ciudad de Santa Fe y será abierto a todo público, con entrada libre y gratuita.

Previamente al recital, en horas de la tarde, estas bandas estarán brindando el taller “La música, lenguaje evangelizador” destinado a quienes evangelizan o se sientan llamados a servir a través de la música.

El encuentro se desarrollará en el Circulo Católico de Obreros a partir de las 15.00. Los interesados deben llevar Biblia, un cuaderno y un instrumento musical.


Invita: Grupo de jóvenes Juan Pablo II, Parroquia Ntra. Sra. de La Paz

Homilía 26º Domingo durante el año

En el Evangelio correspondiente a este Domingo 26º (Lc 16, 19-31) Jesús insiste sobre el tema de la riqueza.
La parábola empleada en esta ocasión refiere a un hombre rico (sin nombre) y a un pobre llamado Lázaro, los que al morir cambian sus respectivas situaciones: Lázaro que había sufrido en vida goza ahora junto a Abraham, mientras que el rico sufre terribles tormentos después de haber despilfarrado su vida en fiestas con abundante comida y bebida. “Nada es permanente. Tanto riqueza como pobreza es algo pasajero. Eso es lo que Jesús nos quiere enseñar”, señala el P. Javier en la homilía.
El sacerdote marca en su alocución la existencia de dos realidades en esta parábola. Por un lado la riqueza y la pobreza material, lo que no implica que sean malas en si mismas. Jesús no juzga el bienestar, sino el disfrute a la vista de los que menos tienen sin compartir nada.
“Tenemos que ser prudentes en el estilo que nos toque vivir, ya sea rico o ya sea pobre, para alcanzar tesoros en el cielo.”
También, dijo, esta parábola es aplicable a la vida espiritual. Los ricos somos los cristianos que tenemos a Jesús; los Sacramentos, en especial la Eucaristía; la Palabra; estamos bautizados, pero también están quienes no tienen esa riqueza, entonces son pobres.
Nuestra obligación es compartir, así como las riquezas materiales, también la Palabra con quienes no la conocen. Enseñar la importancia de los sacramentos. De nada vale que nos llenemos de la Palabra de Dios y la guardemos egoístamente sólo para nosotros.
Finalizó diciendo que estas son dos realidades que todavía nos cuestan vivir. Todos tenemos algo para compartir siempre. “Nadie es tan rico que no necesite la ayude de otros, y nadie es tan pobre que no tenga algo para compartir con los demás”.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Sin Bautismos

Desde hace ya muchos años, en las Capillas dependiente de la Parroquia Nuestra Señora de La Paz se celebran Bautismos, además de algún casamiento de vez en cuando.
El Bautismo durante la Misa en los barrios es, además del Sacramento en sí, una hermosa oportunidad de Catequesis para aquellos adultos que en muy pocas ocasiones se acercan a participar de la misma.
Durantes las Confirmaciones en que los chicos deben ir a la Parroquia, algunas familias de las zonas marginales se rehúsan a hacerlo. Los catequistas deben buscar a los confirmando desde sus hogares, vestirlos con ropitas que han conseguido para la ocasión, e incluso oficiar de padrinos porque sus padres y familiares no se "animan ir al centro" por su humilde condición.
En estos últimos días nuestro Párroco anunció la suspensión de los Bautismos y otras celebraciones que no sean Misas en las Capillas de la zona urbana, salvo en las respectivas Fiestas Patronales.
Miembros de la comunidad de la Capilla Virgen de la Medalla Milagrosa se han sentido molestos por esta decisión considerando que muchos niños pueden quedar sin ser bautizados por lo que señalábamos antes; y además, por ese sentido de la devoción popular, muchas personas hacen promesas a la Virgen Milagrosa referidas a que sus hijos recibirán los Sacramentos a los pies de su imponente Imagen. No es justo romper con tan bellas manifestaciones de fe que les garantiza la protección de la Medalla Milagrosa; con la ilusión de compartir en familia, aún en la más humilde de las condiciones, la alegría de un Bautismo, porque no es lo mismo estar en el barrio, entre “su” gente, que tener que salir del "habitat" para ponerse a la altura de tantas otras familias que con sus mejores galas (y muchos por simple alarde) bautizan a sus niños en la Parroquia un domingo al mediodía. Por lo menos así lo sienten muchos de los feligreses de las zonas marginales de La Paz.

domingo, 19 de septiembre de 2010

Homilía 25º Domingo durante el año

El Evangelio de hoy, Lc 16 1-13, correspondiente al 25º Domingo del Ciclo C ha sido siempre motivo de diversas interpretaciones.
El P. Sergio centró su homilía en la deshonestidad del administrador, protagonista de la parábola de Jesús: “el aceite y el trigo eran del patrón, por lo que estaba haciendo descuento con algo que no era suyo. Es fácil ser generoso con lo ajeno. De esa forma este hombre se estaba acomodando con sus amigos para que cuando quedara sin trabajo tener quienes lo recibieran en sus casas.”
“Esta mala administración que suele suceder con las cosas materiales lo tenemos que pensar también en el campo espiritual. Con respecto a Dios administramos mal el tiempo que le dedicamos, la oración, el grado de participación en la Misa, o cuánto y cómo ayudamos a preparar la capilla y cómo nos preparamos nosotros. También debemos preguntarnos cómo administramos la vida de la Gracia que recibimos en el Bautismo o cómo administramos la Vida de Dios que recibimos por medio de la Comunión.”
“También en el cumplimiento de nuestras responsabilidades en casa y en el trabajo. Solemos a veces no ser buenos administradores. Desde los horarios, la fraternidad con los compañeros, la distribución de las tareas sobrecargando a otros mientras nos hacemos los distraídos, y ni hablar si tenemos que administrar dinero en alguna empresa. El Señor en medio de esas responsabilidades nos invita a ser justos y a dar todas nuestras capacidades.
Pidamos al Señor que nos ayude en el cumplimiento y el cuidado de todas las cosas en la que nos vemos involucrados, las nuestras y las ajenas; y también en aquellas que son de todos: los juegos y plantas en los espacios públicos; los bancos en las escuelas. Todo es nuestra responsabilidad de la que Dios nos va pedir cuenta. Pidámosle entonces esto al Señor y hagamos el firme propósito de cuidar más aquello que es de todos. Que así sea.”

Otras interpretaciones señalan que en épocas de Jesús era común otorgar grandes comisiones a quienes eran capaces de cobrar una deuda. En la parábola, Jesús elogia al administrador porque renuncia a su comisión asegurándose así un lugar entre los clientes de su antiguo patrón para el día que no tuviera ya trabajo.

Mons. Gustavo E. Podestá, en el año 1983 decía: "Era costumbre admitida en Palestina el que los administradores tuvieran alguna ganancia ‘extra', anotando en los recibos –como hoy hacen muchos jefes de compra o de venta en las empresas- más cantidad de lo que de hecho prestaban. Como el interés estaba prohibido por la ley mosaica era una manera de sacar ganancia sobre el capital tanto para el dueño como para el que mediaba el negocio. Lo que hace el administrador en nuestro relato al bajar la suma de lo prestado a cifras más reales es tener, por fin, un acto de honestidad".

Texto completo de la Homilía de Mons. Podestá - www.Catecismo.com.ar

domingo, 12 de septiembre de 2010

Requisitos para comulgar

Pedido de Publicación.
La Parroquia Nuestra Señora de La Paz a difundido un artículo escrito por el P. Javier Margheim referido a los requisitos que todo católico debe cumplir para poder acercarse a recibir el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo.
  1. Ser Católico: estar en comunión de fe con la Iglesia Católica
  2. Estar en gracia. Vivir de acuerdo a los Diez mandamientos y confesar todo pecado mortal.
  3. Abstenerse de comer y beber por una hora antes (agua y medicinas están permitidas).

Es un artículo que escribí ante los casos de comuniones realizadas por personas que no estaban en condiciones.
P. Javier Margheim

Homilía 24º Domingo durante el año

El P. Javier, en la Homilía de hoy, 24º Domingo durante el año, se desmenuzó muy didácticamente las tres parábolas más significativas que se relatan en el Evangelio de san Lucas (15, 1-32). Significativas en el sentido que muestran claramente quién es Dios de boca del mismo Dios Hombre: Dios es pura Misericordia, es infinitamente Amor.
En la primera, la de la oveja perdida, el P. Javier explica que Jesús usa la poesía, la metáfora, porque de hecho ningún pastor dejaría noventa y nueve ovejas en el campo para buscar a una. “Así obra Dios, a contrapelo de lo que hace el hombre: el Pastor es Dios y la oveja somos cada uno de nosotros. Por distintas circunstancias nos alejamos de Dios, y Dios se desespera para buscarnos hasta que nos encuentra, y cuando nos halla hay alegría; hay fiesta…”
Respecto de la segunda parábola: “Aquí la cosa cambia, la mujer somos nosotros y la moneda en este caso es Dios”. El sacerdote explica que en tiempos de Jesús diez monedas para la mujer significan la dote, signo de fidelidad y amor único al esposo. Si perdía una el marido podía llegar a pensar que le había sido infiel, “por eso se desespera, y así tenemos que ser nosotros: cada vez que le somos infiel a Dios en el pecado tenemos que desesperarnos por restablecer esa unión con Él, no quedarnos tranquilos, de brazos cruzados. Por eso tenemos que buscar la dote, esa dote que viene del Bautismo”.
La última parábola, conocida como la del hijo pródigo, o mejor aún, la del Padre Misericordioso nos muestra de cuerpo entero a nosotros con nuestras actitudes: querer la “libertad”, creernos no necesitados del Padre, pero en un determinado momento “esa supuesta libertad se acaba, y queremos volver”.
“Aquí nuevamente Jesús rompe con los esquemas del hombre: el padre ve venir al hijo desde lejos y rompe con todo protocolo social y sale corriendo a su encuentro: el hijo arrepentido vuelve despacio, la misericordia de amor corre, y no sólo que abraza al hijo, sino que lo viste, le devuelve su condición y hace fiesta.
Dios se desespera cuando un hombre peca, lo busca, sale corriendo a su encuentro, y es lógico entonces que se alegre y haga fiesta cuando lo encuentra.”
Más adelante el P. Javier, tomando la figura del hermano mayor de la parábola, y se pregunta “Si se alegra y hace fiesta por cada uno que se arrepiente a último momento, ¿y con los que queremos serle fiel, que hay para nosotros?. Aquí aparece la duda. El hijo mayor se enoja con el padre, no quiere saber nada de la fiesta, se encierra en sí mismo, y el padre otra vez sale y lo llama. Acaso “ese hijo tuyo” vale más que yo. Pareciera como que Dios se olvida del pecado. No, Dios no se olvida del pecado, exige primero el arrepentimiento sincero, la conversión. No olvida, perdona. Y para aquel que le es fiel la alegría está en lo que el mismo Jesús pone en boca del Padre: “Hijo mío, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo”.
Por esto, el P. Javier exhorta a la comunidad a que no repitamos nosotros lo del hermano mayor: “nosotros también tenemos que salir corriendo al encuentro del que vuelve arrepentido. Tenemos que salir con Jesús en busca de la oveja perdida, lastimarnos los pies y las manos para buscarlo… esa es la condición para ser verdaderamente fieles, porque ¿quién no se identificó con la oveja, la moneda o el hijo que se fue? Nosotros también somos pecadores, pero tenemos la esperanza, la espera de Dios constantemente, y Dios hace fiesta cundo retornamos a Él, y la imagen de esa fiesta es la Eucaristía donde celebramos el Amor de Dios.”

domingo, 5 de septiembre de 2010

Homilía 23º Domingo durante el año

El P. Ricardo, en su homilía del día de hoy, correspondiente al 23º Domingo durante el año, en el que meditamos el Evangelio de san Lucas (14, 25-33), donde Jesús sentencia que “el que no carga con su cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo”, manifiesta que en todos los ordenes de la vida existe la necesidad de ver, pensar, analizar y rezar antes de tomar cualquier decisión.
Precisamente, en esta semana han visitado nuestra ciudad seminaristas del Seminario de Paraná, que recorriendo los distintos establecimientos educativos hablaban de esto a los jóvenes: la vocación, no solamente la sacerdotal y/o religiosa, sino la importancia que tiene saber descubrir la verdadera vocación, aquella a través del pleno ejercicio de la misma seamos testimonio de verdad, cumplimiento y servicio a los demás.
“Es necesario buscar, decía el P. Ricardo, momentos, encuentros de reflexión para que, como el rey de la parábola de Jesús, podamos calcular como construir nuestra vida, saber como se hace frente a cada dificultad, no sólo para nosotros, sino por el bien de los demás también.
Pidamos al Señor, aquel que nos sigue llamando, nos sigue convocando a cada uno, para que en la vocación específica en nuestras vidas sepamos también darle un lugar a Dios para que Él nos muestre con su Sabiduría y Amor lo que ha pensado para nosotros.”

domingo, 29 de agosto de 2010

Homilía 22º Domingo durante el año

“Humildad es andar en verdad, es descubrir la verdad y vivirla de esa manera”, comenzó diciendo el P. Sergio hoy en su homilía, conforme a las Lecturas del día (Eclo 3, 17-29; Heb 12, 18-24 y Lc 14, 7-14) que invitan a que “cuando más grandes seas, más humilde debes ser.”
“Ser humilde –continuó– es ser consciente de lo que uno puede y de lo que no puede. Entonces, cuando uno puede realizar algo lo hace de corazón, cuando se da cuenta de que no puede pide ayuda, pide un consejo. Pero esto no significa dejarnos pasar por encima, o no hacer nada. Eso no es ser humilde. Ser humilde es reconocer la verdad, reconocer las limitaciones, reconocer lo que corresponde: progresar, crecer, defenderse según las normas y leyes, y de esa forma uno vive la humildad como cristiano, como católico y como ciudadano.
Si comparamos con lo contrario de lo que es la humildad podemos comprenderlo mejor todavía. Porque, qué pasa cuando uno no es humilde: miente, engaña, aparenta ser otra persona… eso es soberbia… orgullo.
El soberbio no puede por un instante quedar en un segundo plano. No tolera no decir la última palabra, trata de ganar siempre, por eso maneja las situaciones de tal forma con orgullo y soberbia para que se termine haciendo lo que él quiere.
Observemos que en muchas oportunidades, en todos los órdenes de la vida, muchas veces tratamos de eludir nuestras responsabilidades y obligaciones, desde saltearnos a los que están en la cola del banco porque el cajero es amigo, o engancharnos entre tres o cuatro para pagar menos el cable, o especular con los impuestos… y si podemos zafar, mejor. Por eso el Evangelio de hoy nos pide que no tratemos de conseguir todo a cualquier precio, o figurar en el primer lugar.
En la segunda parte del Evangelio, Jesús se dirige al que lo había invitado diciéndole que cuando quiera organizar una fiesta no invite solamente a los que sabe que lo van a recompensar. Acá en la comunidad se organizan muchas cosas para aquellos que saben que no van a devolver algo parecido: un chocolate para el día del niño o la copa de leche, por ejemplo, y nadie está pidiendo que después lo inviten, o hace el chocolate para uno pocos, sino que para todos aquellos que quieran y puedan venir.
Cuando organicemos algo, ya sea en un club, una comisión, o acá en la Capilla misma, que no sea para figurar, para ser primero, para salir en la foto o para quedar bien con el intendente, el concejal… sino que sea un verdadero servicio desinteresado el cual nos hace estar primeros a los ojos de Dios.
Vamos a pedirle al Señor que cuando estemos progresando o si estamos brindando un servicio a la comunidad que realmente nos preguntemos si lo estamos haciendo con justicia, con verdadera humildad como hijos de Dios. Vivir así es también la manera de ser agradecidos a Dios que nos da la vida, ser agradecidos de darnos cuenta de la importancia de progresar. Pidamos al Señor que nos anime y fortalezca en ese tipo de tareas. Ave María Purísima, sin pecado concebida.”

domingo, 22 de agosto de 2010

Homilía 21º Domingo durante el año

El Evangelio del día (Lc 13, 22-30) plantea el interrogante de que cuántos se salvarán. “Es un interrogante –dice el P. Ricardo en su homilía– que de alguna manera está en nuestro inconsciente.”
“Jesús quiere prevenirnos que en este tiempo que nos toca peregrinar por este mundo tenemos la posibilidad de equivocarnos, pero también de arrepentirnos y volver al verdadero camino. Por eso reitera que estemos preparados y por eso dice «traten de entrar por la puerta estrecha», haciendo referencia a las pruebas, las dificultades. Esa puerta estrecha de la soledad, el dolor, los proyectos no alcanzados. Esa puerta estrecha de nuestros propios vicios que quisiéramos desterrar.
Dios nos sacude para que tomemos conciencia que la Vida Eterna sólo se alcanza pasando estas pruebas, estas dificultades, y son por nuestro beneficio. Recordemos el Libro del Génesis donde se nos habla de un Paraíso pero que evidentemente lo perdimos por ejercer la libertad. Lo perdimos con nuestras transgresiones, nuestros errores, nuestra ignorancia, flaquezas y debilidades.
Dios como buen Padre nos aconseja, nos corrige para que no erremos el camino, para que no tomemos un camino fácil, un camino talvez un poco más amplio donde todo esté permitido, porque no es el camino correcto por el que nos podemos desviar y perder. Todo padre corrige a sus hijos, los reprende, se enoja a veces. Dios también hace sentir su corrección para que arribemos a buen puerto. Nos corrige, nos reprende porque nos ama. La corrección por momentos duele pero es por nuestro propio bien. Las dificultades, el dolor, las pruebas en definitiva nos van acomodando para poder pasar por esa puerta estrecha al Reino de Dios.
Todo no es hoy, aquí y ahora. Esa es otra puerta estrecha que debemos pasar. Pareciera que todo debe ser ya, ahora, aquí. Todo es inmediato. Vivimos sobre exigidos por ser perfectos. Pareciera que si no se logra el éxito ya no hay eficacia, nadie nos toma en cuenta, no hay amor. Las consecuencias es una vida sin tranquilidad, sin un momento de paz. Dios nos propone vivir no para hoy, sino vivir para siempre, porque Jesús pagó el precio para que nosotros tengamos una vida para siempre. No vivamos como que todo se termina hoy, aquí y ahora.
Vamos a pedirles al Señor que no prediquemos que la vida es aquí y ahora, sino que la vida es inmortal y esa es la esperanza que nos da Jesús.”

Al finalizar la Celebración, el P. Ricardo dio una bendición especial al matrimonio de Bonifacia (Bonicha) y Leonildo Samateo al cumplir 60 años de casados.
Felicitaciones..!